Archivos

Muchos lo conocen como “piojillo de los gallineros”, el ácaro rojo es un parásito externo que afecta a nuestras aves, ocasionando pérdidas en la producción de huevos y su calidad, y transmitiendo enfermedades, por lo que su prevención será crucial para mantener la biosegMarji Beach

uridad avícola.

Este ácaro produce irritación, inquietud, anemia, de leve a severa, en algunas ocasiones, incluso la muerte, afecta a todo tipo de aves y es difusor de enfermedades como encefalitis, salmonelosis, espiroquetosis, varicela, cólera aviar, entre otras.

El ácaro rojo suele ser más frecuente en climas cálidos húmedos. Habitan en las instalaciones avícolas, sobre todo en nidos, grietas y huecos. Suelen tener una vida de 90 días y en condiciones adecuadas su ciclo vital puede completarse en tan solo 5 días.

La llegada de estos ácaros a nuestras instalaciones avícolas se da normalmente por las personas, o por aves salvajes como los gorriones. Es necesario también, controlar a cada animal que incorporemos a nuestra explotación, puesto que puede ser otra vía de entrada para estos ácaros

Para una total desinsectación de las instalaciones recomendamos limpiar las instalaciones previamente a aplicar el insecticida y acaricida, nosotros recomendamos LETAL PLUS PWD, su formulación es en polvo, y las pruebas de campo lo han convertido en un producto imprescindible para la erradicación del ácaro rojo en instalaciones avícolas, efectivo durante 5-7 semanas. Este producto posibilita una buena dispersión tanto en aplicación manual como mecanizada. Y se aplica de forma homogénea mediante máquinas o mochilas de espolvoreo. Aquí algunas recomendaciones:

  • Para tratamientos rutinarios o de baja infestación: aplicar unos 6 gr (equivalente a una cucharilla de café) por metro cuadrado
  • En el caso de infestaciones altas de ácaro rojo o de alphitobius, duplicar o triplicar las dosis, es decir entre 12-18 gr por metro cuadrado. Repetir el tratamiento a dosis rutinaria de 6 gr/m2 al mes y luego cada 5-7 semanas.
  • Aplicar al cambiar las camas o bien sobre estas.

Es aconsejable desarrollar un control de este parásito para mantener el bienestar de nuestras aves, que a su vez repercutirá en el nuestro.

Foto Marji Beach