Archivos

La infestación por piojos en las explotaciones ganaderas porcinas puede originar grandes pérdidas a los ganaderos, ya que los animales tienden a estresarse, rascarse y producirse heridas disminuyendo el índice de conversión.

Piojo porcino

El piojo porcino o Haematopinus suis es el tipo de piojo más grande que puede afectar al ganado, ya que sus medidas superan los 4 mm.  El piojo del cerdo tiene una cabeza alargada y  un aparato bucal dispuesto para la succión de sangre. Además, su cuerpo es de un color pardo oscuro y  cuenta con una pinza en cada una de sus seis patas para poder agarrarse con una mayor sujeción al cuerpo del animal.

Las infestaciones de este tipo de insecto de parásitos se conocen científicamente como pediculosis y su supervivencia depende de las condiciones higiénicas en las que se encuentre la explotación ganadera.

Ciclo de vida

El Haematopinus es específico de los jabalís y de los cerdos domésticos. Este insecto pasa toda su vida sobre el cuerpo del hospedador, en este caso el cerdo, ya que necesitan vivir a su temperatura corporal  y se alimenta de su sangre. De esta forma, el ciclo de vida del piojo del cerdo consta de las siguientes fases:

  • La hembra adulta pone una media de 2 a 4 huevos cada 24 horas que se pegan al pelo del animal mediante una sustancia pegajosa.
  • La eclosión de los huevos tiene lugar entre los 5 y los 20 días después y comienzan a chupar la sangre del animal hasta en 4 ocasiones al día durante 10 minutos cada una.
  • Las ninfas llegan a mudar el exoesqueleto hasta en tres ocasiones antes de llegar a su estado adulto unos 30 días después.
  • Una vez ha llegado a la edad adulta, el piojo porcino muere.

 

Transmisión

La transmisión de esta variedad de parásitos suele ser de animal a animal, aunque en cuerpos inertes pueden llegar a sobrevivir hasta varios días. También, es muy común ya no solo el contagio entre ejemplares de cerdos adultos, sino también con los lechones por contacto inmediatamente después del momento del parto.

Los pliegues de la piel como cuello, papada, ingles y axilas, así como las orejas, las patas y los flancos suelen ser los lugares en los que más se suelen encontrar los piojos porcinos. De hecho, si no se erradican este tipo de parásitos pueden llegar a cubrir al animal por completo.

Daños del piojo porcino

El piojo porcino molesta al animal de forma que le produce inquietud, estrés y hace que coma menos.  Así, los cerdos se rascan de forma continua contra cualquier tipo de superficie como cercados o postes, lo que finalmente les hace perder el pelo y les provoca heridas que se suelen infectar. De hecho, las infestaciones graves pueden causar grandes heridas al animal y hasta anemia.

Asimismo, aunque todavía se conoce poco sobre el impacto del piojo porcino en los cerdos, se sabe que el estrés que provoca disminuye el ritmo de crecimiento del animal y puede contagiar enfermedades infecciosas como la viruela, la peste porcina clásica o el mal rojo.

Cómo eliminar el piojo porcino

Para un exterminio eficaz del piojo porcino habrá que emplear productos específicos para el tratamiento de parásitos externos como los insecticidas y acaricidas.

Hay que tener en cuenta que aunque se haya eliminado una primera tanda de piojos pueden eclosionar los huevos que ya hubieran puesto y por ello, emplearemos el producto insecticida en varias ocasiones para asegurar una total desinsectación. De esta forma se aplicará:

Baños a los cerdos. De aspersión o inmersión con organofosforados, piretroides o amidinas llegando por completo a toda la superficie del animal. También, es fundamental que todos los cerdos se desparasiten el mismo día para evitar que vuelvan a producirse contagios.

Limpieza de las instalaciones. Se limpiarán por completo las instalaciones en las que se encuentran los animales empleando un insecticida acaricida y haciendo especial hincapié en postes, comederos, huecos y esquinas.

Por otra parte, la prevención es uno de los elementos más eficaces contra este tipo de problemas. De esta forma, será fundamental mantener a los animales sanos, limpios y bien alimentados, así como sus instalaciones y zonas de paso.

Funcionamiento del insecticida

Los insecticidas y acaricidas como Arpon ® G se encuentran en formato líquido que emulsiona al mezclarse con agua siendo efectivo contra piojos, moscas, pulgas, mosquitos, ácaros y garrapatas de una forma económica.

Arpon ® G cuenta entre sus ingredientes con cipermetrina, un insecticida de contacto que afecta a los canales del sodio en la membrana de las neuronas causando una rápida parálisis al insecto.

Cómo aplicar Arpon ® G

Arpon ® G  se diluye en agua al 0,5-1 %. Se puede pulverizar sobre paredes, techos, cercados, ventanas, entre otros de una forma cómoda y sencilla. Solo 5 litros  son suficientes para tratar espacios de hasta 100 m ² en superficies lisas y solo 10 litros para superficies porosas.

Si tienes alguna duda recuerda que puedes consultarnos sobre el empleo, aplicación y dosificación recibiendo asesoramiento por parte de nuestro equipo técnico.