Archivos

La mosca de los establos es un insecto muy poco deseable que se encuentra habitualmente en zonas ganaderas. Los recintos tanto para el ganado ovino, bovino, porcino y aviar como para caballo son los lugares habituales en los que vamos a encontrar este tipo de insecto.

En Zotal, queremos contarte cómo hacer frente a la aparición de la mosca de los establos y evitar su proliferación.

¿Qué es la «mosca de los establos»?

La mosca de los establos o mosca brava (Stomoxys calcitrans) es un tipo de mosca muy similar a la mosca común pero que presenta una protuberancia mandibular característica en forma de punzón.

Los ejemplares adultos pueden alcanzar entre 5 y 7 mm de largo. La principal diferencia entre una mosca común y la mosca de los establos es su picadura. Las primeras, no realizan picaduras y se alimentan mediante absorción de nutrientes, por el contrario, la moscas de los establos se alimenta de sangre caliente, por lo que a través de la mencionada protuberancia mandibular, pica al sujeto a fin de tomar su sangre.

La estacionalidad principal de estos insectos es la primavera y el verano, aunque pueden habitar los establos durante todo el año.

Es importante tener en cuenta esta temporalidad a fin de preparar nuestro recinto para su correcta prevención.

Problemáticas relacionadas con la «mosca de los establos»

Por su tipo de alimentación la mosca de los establos prefiere alimentarse de vacas y caballos, aunque también son frecuentes las picaduras en cerdos, cabras y ovejas, y menos frecuentes en perros y gatos. Estas dos últimas casuísticas suelen producirse especialmente en entornos rurales relacionados con la ganadería o en refugios y protectoras para mascotas en las que se produce un elevado número de concentración de sujetos.

Las complicaciones derivadas de la picadura de la mosca de los establos son múltiples y de diferente consideración.

Por ejemplo, las consecuencias en explotaciones de engorde o bovinas son considerables al afectar directamente a la producción de la leche y al engorde de los terneros, pudiendo reducirse en un 60% de producción de leche y la pérdida de 1 Kg diario en los terneros.

Los animales presentan cuadros de estrés debido al dolor de las picaduras y en casos de plaga pueden presentar anemia.

Las picaduras de la mosca de los establos son extremadamente dolorosas, esto hace que el animal esté constantemente en estado de alerta y rascándose con la consiguiente producción de heridas y el riesgo de infección de las mismas.

¿Cómo evitar la cría y proliferación de «mosca de los establos»?

Cómo en la mayor parte de los tratamientos frente a plagas, el primer paso para evitarlas es establecer un protocolo de prevención que nos ahorre tener que intervenir cuando el insecto ya ha proliferado.

Primero, vamos a focalizarnos en eliminar zonas de cría en las que las moscas pueden crecer:

  • Eliminar hábitats potenciales: Alimentos en descomposición como el heno o la paja, desperdicios vegetales o restos de piensos, son el caldo de cultivo preferido por la mosca de los establos para crecer. Por tanto deberá establecerse una limpieza regular que garantice la correcta eliminación de los residuos.
  • Productos detergentes como Previo Quat, permiten higienizar la instalación ganadera.

Una vez que ya tenemos el recinto preparado, podemos utilizar de forma recurrente productos específicos para el control de la proliferación de los especímenes.

Uno de los productos que puede ayudar a hacer frente a la proliferación de la mosca, es ARPON® Hoko Ex. Se trata de un insecticida que actúa sobre los insectos en su forma larval, de esta manera, se interrumpe el ciclo vital y se evita su desarrollo de larva a adulto.

Este insecticida, especialmente eficaz para la mosca común y la mosca de los establos, puede ser utilizado en presencia de los animales, evitando el contacto directo durante el tratamiento, por lo que no se debe rociar a los animales o aplicar el insecticida en abrevaderos y comederos.

Descarga la ficha informativa de Arpón Hoko Ex