Archivos

Con el aumento de las temperaturas crece también el número de insectos y con ellos las molestas picaduras, especialmente de los mosquitos, que además de picores e irritación pueden transmitir enfermedades infecciosas.

Identificar los tipos de mosquitos

Antes de iniciar cualquier tipo de acción, es importante identificar el tipo de mosquito que tenemos en nuestro entorno, ya que algunos no suponen amenaza para las personas. Entre las familias más comunes de mosquitos encontramos:

Tipulidae : Es una de las familias de mosquitos más grandes y algunos pueden llegar a medir más de 7 cm, son conocidos como típulas, su apariencia es delgada y con las patas finas y alargadas. A pesar de su gran tamaño, esta tipología es inofensiva para las personas.

Chironomidae: se parecen a la familia de los Culicidae pero sus piezas bucales no son tan alargadas, sus alas no tienen escamas y los machos se distinguen con facilidad por sus antenas plumosas. Este tipo de insectos no se alimenta de sangre por lo que tampoco supone una amenaza.

Culicidae: poseen el cuerpo delgado y las patas alargadas, su tamaño varía en función de la especie aunque no superan los 20mm, sus piezas bucales están preparadas para perforar la piel de los mamíferos y succionar sangre. Estos son los auténticos mosquitos.  Generalmente, los machos se alimentan de néctar, savia y jugos de frutas, mientras que las hembras necesitan de los componentes presentes en la sangre para poder realizar la puesta de huevos. Conviene identificarlos y actuar para prevenir sus picaduras.

Los tipos de picaduras

Existen distintos tipos de picaduras con apariencias distintas en función del tipo de insecto y es importante identificarlas ya que cada una tendrá un tratamiento distinto. En el caso de las picaduras de los mosquitos,  aparecen en áreas normalmente expuestas como los brazos. Generalmente, las picaduras se encuentra en una sola área, y la zona afectada se inflama y adquiere un tono rojizo. Provoca molestia y picor.

Existen otro tipo de picaduras, como la de la abeja, que genera un dolor intenso y sensación de quemazón. Otros insectos como las pulgas y las chinches pican en fila generando varias marcas pequeñas que provocan gran comezón.

Repeler a los mosquitos

Una de las formas de evitar las picaduras es prevenir que los mosquitos se acerquen a nosotros y, para ello, existen distintas fórmulas que repelen este tipo de insectos.

Una de las soluciones más cómodas son las llamadas pulseras antimosquitos, que pueden colocarse tanto en la muñeca como en el tobillo. Este sistema tiene un gran efecto repelente que permite mantener alejados a los mosquitos durante semanas y en cualquier lugar.

Otra opción para estar protegidos durante todo el día es la aplicación de lociones sobre la piel que repele a los mosquitos. Algunos sprays repelentes tienen fragancias agradables que puedes utilizar a lo largo del día.

Si tienes alguna duda,  recuerda que puedes consultarnos sobre el empleo, aplicación y dosificación recibiendo asesoramiento por parte de nuestro equipo técnico.