Archivos

Con la llegada del buen tiempo y las altas temperaturas, aumentan también el número de insectos que están a nuestro alrededor. Los mosquitos flebotomos  o jejenes son algunos de los que pueden afectar a tu mascota en verano, por lo que será necesario que estés más atento a las medidas que tomas para prevenir la leishmaniasis en los perros durante en esta época del año.

La Leishmaniasis es una enfermedad parasitaria que se transmite por la picadura de este tipo de mosquitos cuando han sido infectados por la Leishmania.

Esta enfermedad afecta a los órganos del animal, especialmente de los perros, provocando diferentes signos clínicos como lesiones en la piel, anemia, diarrea, epistaxis o hemorragia nasal, linfoadenopatía o inflamación de los ganglios linfáticos, lesiones oculares, problemas renales cuando la enfermedad está avanzada y que puede acabar con la vida de tu mascota.

No existe un tratamiento para curar la Leishmaniasis por lo que, cuando un animal ha sido infectado, solo se pueden tratar sus síntomas, de ahí la importancia de prevenir su aparición y proteger a tus mascotas.

¿Cómo se contagia la leishmaniasis?

El flebotomo es el principal responsable de la transmisión de los parásitos. Este tipo de mosquito es difícil de detectar porque se trata de un insecto muy pequeño, entre 2 y 3 mm de longitud, cuyo cuerpo está cubierto de pelo. Normalmente actúan de noche y su actividad se intensifica en los meses más cálidos. Otra de sus características es que, a diferencia de los mosquitos habituales, los flebotomos no emiten un zumbido durante su vuelo y son prácticamente imperceptibles.

Las hembras son las que portan la enfermedad, ya que son las que se alimentan de la sangre de los animales para desarrollar los huevos, mientras que los machos se alimentan de azúcares y plantas. Solo se transmite la enfermedad si una hembra ha picado previamente a un animal infectado, los animales no contagian la Leishmaniasis directamente a otras mascotas.

 

Cómo prevenir la leishmaniasis en los perros

Existen distintos productos especialmente pensados para prevenir la leishmaniasis en los perros, protegiéndoles de la picadura de los flebotomos. Hay líneas que contienen principios activos naturales, como Parasital, que previenen contra los parásitos externos y que están especialmente pensados para la higiene y cuidado de macotas. Te contamos cuáles son y cómo puedes aplicarlos en perros y gatos:

Collar para mascotas: con los collares para mascotas puedes evitar a los mosquitos con un sencillo gesto. Coloca el collar alrededor del cuello de tu perro o gato para protegerlo contra las picaduras. Puedes encontrar collar para perros grandes, collar para perros medianos y pequeños y collar para gatos, para que escojas el que mejor le venga a tu mascota. Aunque los collares aguantan el agua, se recomienda retirarlos si vas a bañar a tu mascota y volverlo a poner cuando el animal esté seco.

Champú para mascotas: el champú te permitirá limpiar bien a tu perro o tu gato y además tendrá un efecto repelente que mantendrá alejados a los insectos y parásitos. En el caso de Parasital Champú, tiene como base distintos ingredientes naturales lo que reduce las posibilidades de alergia o irritaciones. Para aplicarlo de manera adecuada debes distribuirlo por la espalda del animal y masajear su cuerpo hasta que se forme espuma, deja actuar unos minutos y retira con abundante agua. Es un producto para la piel, por lo que debes evitar el contacto con los ojos y hocico de tu mascota.

Repelente en polvo: funciona para evitar a los parásitos e insectos y simplemente hay que espolvorear el producto sobre el pelo del animal, prestando especial atención a las orejas, los pliegues, el torso o el vientre de tu mascota que es donde más se suelen acumular los parásitos. Con una o dos aplicaciones de Parasital Polvo semanales será suficiente, aunque dependerá del número de parásitos que tenga.

Pipetas para mascotas: las pipetas permiten distribuir el producto por todo el cuerpo del animal. Su aplicación es muy sencilla, con la boquilla de la pipeta aplica el producto sobre la unión entre el cuello y la espalda de tu mascota. Se suele utilizar una pipeta para gatos y perros de hasta 15 kilos y dos pipetas para perros de entre 15 y 30 kilos, en el caso de aplicar 2 pipetas deberás usar una para la cruz y otra en la base de la cola.

Lociones repelentes: otra opción es aplicar una loción que se adhiere al pelo del animal y lo protege durante 15 días de todo tipo de insectos. En el caso de Parasital loción puede usarse para perros, equinos, porcino, rumiantes y aves pero no está indicado para gatos.

Si quieres saber más sobre cómo prevenir la leishmaniasis en los perros y  proteger de los parásitos a tus mascotas, descubre nuestro último vídeo donde te contamos paso a paso qué cuidados necesitan para evitarlos:


Y recuerda, para conocer más sobre nuestra gama de productos para Mascotas, visita nuestra web y accede a nuestro catálogo especial para uso doméstico y recuerda que siempre estamos para atenderte en nuestro blog y redes sociales, como Facebook y Twitter.