Archivos

La mastitis bovina es una infección de las glándulas mamarias con un importante impacto económico y productivo para el ganadero. Aprender a prevenir la mastitis bovina, identificar los síntomas de la enfermedad y el protocolo de actuación es clave para reducir las pérdidas económicas en fincas lecheras y ganaderas.

Qué es la mastitis bovina

La mastitis bovina es una infección de la glándula mamaria de la vaca que provoca su inflamación. Es una enfermedad que puede ocasionarse por múltiples causas si bien en el 80% de los casos es debida a microorganismos patógenos.

Es una enfermedad muy común en las vacas lecheras y causante de pérdidas económicas para el ganadero, debido a que la mastitis bovina afecta a salud del animal y calidad de la leche producida. Si el animal no recibe atención veterinaria la mastitis puede llegar a cronificarse, en cuyo caso el ganadero tendrá que sacrificar la vaca.

Si bien pueden establecerse diversos tipos de mastitis bovina según el agente patógeno, podemos establecer a grandes rasgos dos tipos:

  • Mastitis bovina contagiosa: son mastitis ocasionadas por microorganismos patógenos (Streptococcus agalactiae, Staphylococcus aureus y Mycoplasma spp) que se transmiten de una vaca enferma a una sana. Generalmente el contagio se produce  en el ordeño al contaminarse la máquina o por manipulación de los trabajadores sin las debidas precauciones de bioseguridad.
  • Mastitis bovina ambiental: son las mastitis causadas por microorganismos presentes en el medio ambiente (E. Coli, Klebsiella spp, Enterobacter, S. Uberis y S. dysgalactiae). El contagio se produce cuando la vaca descansa sobre un lecho sucio, o se moja en aguas y lodos contaminados, extendiéndose a otras vacas al secarlas con un paño contaminado utilizado para secar los pezones de la vaca infectada.

Síntomas de la mastitis bovina

Los síntomas de la mastitis bovina varían según el grado de avance de la infección. Podemos establecer tres fases:

    1. Mastitis bovina subclínica: no se manifiestan signos de enfermedad en el animal ni en la leche. Para detectarla debe realizarse un análisis clínico en el que se realice un recuento de células somáticas, cultivo de bacterias de la leche u otros análisis.
    2. Mastitis bovina clínica: la inflamación de la glándula mamaria es visible y al tocarla la vaca sufre dolor. La leche está alterada pudiendo ser amarillenta o presentar rastros de coágulos y sangre.
    3. Mastitis bovina aguda: se produce fiebre, pérdida de apetito y depresión del animal. El estado de salud de la vaca es preocupante, ya que puede llegar a fallecer.

Mamite å colibacile laecea.jpg
Exudado ceroso procedente de un ejemplar enfermo comparado con leche normal. Fotografía de L. MahinOwn work, CC BY-SA 3.0, Link

Cómo prevenir la mastitis bovina

La higienización del medio ambiente y eliminación de microorganismos patógenos son las mejores medidas para prevenir la mastitis bovina. Así pues debe establecerse un protocolo de actuación basado en:

    1. Higienización y desinfección de la sala de ordeño y áreas de descanso del animal: son medidas directamente relacionadas con la prevención de la mastitis bovina ambiental. Puede hacerse uso de detergentes para la industria ganadera que eliminen los restos de materia orgánica y suciedad, como PREVIO Acid y Precio Bacic, para la higienización de la sala de ordeño y sus utillajes. La higienización de la zona de estabulación de animales puede realizarse con detergentes concentrados alcalinos sin cloro, como Previo Quat. Para evitar el contagio a través de aguas contaminadas puede hacerse uso de un producto para la higienización del agua de consumo y superficies en contacto con la misma, como PREVIO Saludine. Tras la higienización con detergente ganadero procederemos a la desinfección de los materiales e instalaciones. Para ello podemos hacer uso de desinfectantes de uso ganadero y para la industria alimentaria, como SANITAS Forte.
    2. Protocolo de bioseguridad en el ordeño: debe ordeñarse a la vaca limpia y seca para evitar la contaminación de máquinas y otras áreas. Debe hacerse uso de guantes y secar los pezones con toallas esterilizadas individuales. Es recomendable el sellado de los pezones o dipping, evitando que se caigan las pezoneras. En el caso de que existan vacas enfermas (o se sospeche) ordeñarlas en último lugar, si el animal tiene mastitis crónica debe ser descartado.
    3. Medidas para el mantenimiento de la salud del animal: tales como limpieza de camas, ventilación de espacios, alimentación de calidad, higienización del agua y evitar que la vaca se tumbe tras el ordeño durante un tiempo, para evitar el contacto con patógenos ambientales.

Gangrenous teat.jpg
Ejemplar afectado por mastitis. Fotografía de de Mohammad GolkarOwn work, CC BY-SA 4.0, Link

Tratamiento de la mastitis bovina

La prevención de la mastitis bovina es sin lugar a dudas la mejor, y más económica, medida. En el caso de que la vaca enferme el tratamiento puede variar en función del microorganismo patógeno.

A continuación exponemos algunos de los tratamientos empleados en función del patógeno a tratar. Se trata de un resumen orientativo y debe acudir siempre a un especialista.

  • Mastitis bovina causada por Streptococcus agalactiae: se contagia habitualmente en el ordeño y su tratamiento es sencillo mediante penicilina, clortetraciclina, oxitetraciclina y cefalosporina.
  • Mastitis bovina causada por Staphylococcus aureus: más problemática que la anterior ya que puede causar mastitis crónica. Se contagia también durante el ordeño. Para su tratamiento se recomienda el cultivo de la bacteria y tratamiento con antibióticos.
  • Mastitis bovina causada por E. Coli, Klebsiella spp y Enterobacter: pueden causar mastitis graves de rápida evolución, poniendo en peligro la vida de la vaca. El tratamiento suele combinar antibióticos como penicilina y estreptomicina.
  • Mastitis bovina causada por Pseudomona aeruginosa: se trata de una bacteria fácilmente presente en el agua e instalaciones de la industria láctea y que se elimina fácilmente con las medidas preventivas. En el caso de desarrollar la enfermedad la vaca corre un riesgo serio de fallecer. El tratamiento habitual es estreptomicina, neomicina y carbenicilina.
  • Mastitis bovina causada por Mycoplasma spp: se trata de un organismo muy difícil de detectar y tratar. El contagio suele producirse entre los propios animales o por contaminación de las máquinas de ordeño, trapos, manos… No existe un tratamiento efectivo ya que cuando se manifiestan los síntomas suele ser tarde, de ahí la importancia de las medidas de prevención.

Como puede verse el tratamiento puede ser complejo. Nos enfrentamos además a un alto riesgo de contagio entre individuos, antes de que se manifiesten los síntomas clínicos. Desde Zotal Laboratorios te recomendamos aplicar medidas y protocolos para prevenir la mastitis bovina, como la mejor solución posible, para mantener la salud de las vacas y generar una producción lechera de alta calidad.

Si deseas conocer más acerca de nuestros desinfectantes para la industria ganadera y láctea puedes consultar nuestro catálogo de desinfectantes ganaderos.