Archivos

Prevenir la sarna en el ganado ovino, así como conocer los productos adecuados para su tratamiento, resulta de gran ayuda para el ganadero dado que se trata de una enfermedad muy contagiosa.

La sarna o escabiosis es una enfermedad extremadamente común entre las ovejas que causa un intenso picor, por lo que es importante su tratamiento en pro del bienestar animal. Se produce cuando el animal es parasitado por ácaros de la sarna, de los que existen diversas especies. Así pues, podemos distinguir:

  • Sarcoptes scabiei var. ovis: conocido como arador de la sarna; el más importante. Este ácaro es el causante de la sarna sarcóptica o sarna seca. El arador de la sarna es un ácaro extremadamente pequeño ya que suele medir menos de 0,5 mm. El ácaro excava túneles bajo la piel depositando sus huevos. Este artrópodo que puede vivir 2-3 meses, se alimenta de los tejidos disueltos al realizar el túnel subcutáneo, lo que causa mucho picor a la oveja.
  • Chorioptes ovis: provoca la llamada sarna corióptica la cual se manifiesta con descamación y arrugas de la piel.
  • Psorergates ovis: que afecta especialmente al merino. Es muy irritante y causa importante pérdidas económicas, ya que la lana queda estropeada con el rascado compulsivo. Debemos considerar también la variedad Psoroptes causante de la sarna psoróptica.

Además de la irritación causada pueden provocar: infecciones en la piel, al infectarse las heridas por rascado, pérdida de peso y deterioro general del estado de salud de la oveja.

Los corderos son especialmente sensibles a la enfermedad, ya que su sistema inmune no está plenamente desarrollado, siendo más propenso a contraer infecciones, y en el caso de producirse una rápida pérdida de peso pueden llegar a morir. En el caso de afectar a ovejas preñadas éstas suelen parir corderos más pequeños y débiles.

Síntomas de la sarna en el ganado ovino

Se trata de una enfermedad típica del invierno y meses templados. En esta época el contagio es además más fácil dado que los animales pasar mayor tiempo estabulados, contagiándose rápidamente entre ellos.

El principal síntoma de alerta viene dado por el rascado insistente del animal, que se mostrará muy inquieto. A la semana la piel comienza a estar inflamada, con eritema y pápulas, desarrollando una costra amarillenta y escamosa. A los 15-20 días se aprecian calvas y las costras han aumentado su tamaño, mostrándose agrietadas y malolientes. Habitualmente encontraremos sangrado entre las grietas de la piel, lo que facilita la entrada de bacterias y patógenos infecciosos.

Llegado a este punto la oveja se mostrará apática y puede experimentar serias dificultades para alimentarse, debido a las lesiones en los labios, lo que conlleva pérdidas de peso que pueden poner en entredicho su supervivencia.

Cómo prevenir la sarna en el ganado ovino

Prevenir la sarna en el ganado ovino es la mejor medida para hacer frente a la enfermedad. Si detectamos ejemplares infestados debemos evitar el contacto de estos con el resto del rebaño. El aislamiento de estos ejemplares es una medida de prevención esencial.

Si recientemente hemos adquirido nuevos ejemplares, es recomendable hacerles una revisión exhaustiva antes de que se incorporen al resto del ganado. Si sospechamos que hay ejemplares enfermos aplicaremos una cuarentena preventiva.

Para prevenir la sarna del ganado ovino, así como para curarla, aplicaremos un acaricida autorizado para su uso en ganado ovino, como Zooveca, un antisárnico insecticida de aplicación tópica. Su ingrediente activo, el dimpilato, presenta una gran eficacia frente a los ácaros de la sarna, manteniendo libre además al ganado de insectos como piojos, garrapatas, larvas, etc. Nuestras ovejas quedarán libres del parásito y el picor habrá desaparecido en una semana.

Antes de realizar el baño es aconsejable esquilar al animal, de forma que logremos la máxima penetración del producto en la piel. También es recomendable eliminar y ablandar, en lo posible, las costras. Aconsejamos desinfectar las heridas periódicamente con un antiséptico, como la povidona yodada, para prevenir infecciones.

Si tu ganado ha sido infestado debemos tener en cuenta que los ácaros pueden sobrevivir 15 días fuera del hospedador, por lo que te recomendamos desparasitar las instalaciones y materiales que hayan estado en contacto con los animales. Los acaricidas ganaderos formulados a base de cipermetrina, como Arpón G, son altamente eficaces en todo tipo de instalaciones ganaderas y medios de transporte de ganado, presentado además un coste muy bajo para el ganadero.

Información del antisárnico para ovejas Zooveca