Archivos

La mosca negra, un insecto de unos 3 milímetros con una picadura muy dolorosa, se ha extendido como una plaga en Madrid, Aragón y Cataluña. Conocer cómo prevenir y tratar la picadura de la mosca negra puede ahorrarnos el dolor de su mordedura y una incómoda visita al centro de salud.

Qué es la mosca negra

Se trata de un insecto de la familia de los simúlidos de color oscuro y cuerpo alargado. Su forma y pequeño tamaño hace que en ocasiones sean confundidas con mosquitos, de hecho tienen en común que las hembras son hematófagas, es decir, pican a personas y animales para chupar su sangre.

Sin embargo difieren del mosquito en cuanto a hábitos, ya que la mosca negra es diurna, siendo más activa a primera y última hora del día. El mosquito en cambio presenta hábitos nocturnos.

Otra diferencia importante viene dada por la fisionomía de su aparato mandibular. Los mosquitos poseen un estilete mediante el cual atraviesan la piel, no siendo el caso de la mosca negra. Las moscas no poseen este aparato y en consecuencia la mosca negra realmente no pica; muerde con sus mandíbulas.

Este hecho hace que su mordedura sea muy dolorosa aunque al principio no la notemos. Al morder, la mosca inocula un anestésico que es a la vez vasodilatador y anticoagulante. Se asegura así de pasar desapercibida mientras se alimenta, aunque el resultado es una herida inflamada y sangrante.

Qué poblaciones están afectadas por la mosca negra

Sabemos que los mosquitos crían en aguas estancas pero la mosca negra prefiere aguas con mayor aporte de oxígeno, por lo que suele depositar sus huevos en torrentes y ríos.

Los primeros individuos fueron detectados hace una década en el delta del río Ebro. Dado que se desplazan hasta 20-50 km. de su lugar de nacimiento se han ido extendiendo como una plaga por Aragón, Cataluña y Madrid.

Aunque se han realizado esfuerzos, por parte de los ayuntamientos afectados, para disminuir su población, lo cierto es que han resultado poco efectivos; aumentando su población año tras año. Algunos expertos señalan como causa la disminución de especies insectívoras como aves y murciélagos en núcleos urbanos.

Cómo prevenir y tratar la picadura de la mosca negra

Como hemos comentado la mosca negra pica también a los animales. Si posees una explotación ganadera, caballerizas, o un recinto en el que se alojan animales, puedes emplear insecticidas para la erradicación de insectos voladores. Las soluciones basadas en cipermetrina y deltametrina -como Arpon Diazipol–  poseen una alta eficacia y prolongado efecto residual, al actuar ambos ingredientes de forma simultánea y sostenida sobre la mosca negra.

Los insecticidas formulados con imidacloprid -como Letal TRX Moscas– también son eficaces, y pueden ser utilizados en el ámbito doméstico. Este tipo de insecticida actúa por ingestión o contacto con la mosca, que se siente atraída por un potente atrayente sexual.

Hacer uso de repelentes pueden ayudarte también a evitar su mordedura. Si vives o vas a visitar un lugar en el que habita esta mosca como riberas fluviales o embalses es aconsejable vestir con ropa de colores claros y a ser posible con manga y pantalones largos largo.

Si has sufrido la mordedura de la mosca negra es importante no rascarse, ya que puede empeorar la herida y hacer que se infecte. Puedes aplicar hielo, para bajar la inflamación, o una pomada con un corticoide suave. Los roll-on calma picaduras también son tus aliados ya que combaten la inflamación y picor, refrescándote gracias a la presencia de mentol en su composición.

Enfermedades producidas por la mosca negra

Algunas especies de mosca negra transmiten la oncocercosis, una enfermedad causada por el gusano parásito Onchocerca volvulus. Se manifiesta con lesiones en la piel y en ojos, llegando a causar ceguera.

No obstante en España no existe riesgo de contraer oncocercosis, ya que esta enfermedad está sólo presente en países africanos y ciertas zonas de América Latina, en donde se han realizado grandes progresos para su erradicación.

Las personas con mayor sensibilidad a las mordeduras pueden acudir a su centro de atención primaria, donde su médico valorará el uso de algún antiinflamatorio o corticoides. En el caso de sospecha de reacción alérgica (hinchazón y picor en otras zonas del cuerpo) debe acudirse al servicio de urgencias.

Recuerda que en Zotal Laboratorios tenemos una amplia gama de productos, formulados con ingredientes naturales, para prevenir y tratar las picaduras de insectos.