Archivos

Reducir el estrés en los caballos es una importante medida preventiva de enfermedades, dada la relación existente entre el estrés y una mayor susceptibilidad a contraer enfermedades.

El caballo también sufre de estrés

Cuando hablamos de estrés solemos asociarlo al estado de cansancio mental y físico sufrido por personas con unas exigencias de rendimiento superiores a las normales. Sin embargo el estrés no sólo es sufrido por los humanos, también los animales lo padecen con frecuencia.

El caballo es un animal de naturaleza nerviosa y sensible, lo que le hace susceptible de padecer estrés fácilmente. Su tolerancia al mismo depende en gran medida del grado de inteligencia del animal y su capacidad de adaptación al cambio. En todo caso conviene al propietario conocer las causas frecuentes de estrés y sus síntomas, a fin de proporcionar al caballo los mejores cuidados posibles y garantizar su bienestar.

A chestnut (reddish-brown) horse being ridden by a rider in a black coat and top hat. They are stopped in a riding arena with the rider tipping his hat.
Los caballos son animales sensibles que necesitan estar bien entrenados para situaciones de estrés como las competiciones. Photo by Tksteven – Self-work, CC BY-SA 2.5, Link

Síntomas del estrés en los caballos

Los síntomas del estrés en los caballos son muy diversos, pero frecuentemente se puede apreciar:

  • Comportamiento impredecible.
  • Ignora órdenes conocidas.
  • Actitud huidiza.
  • Poco apetito.
  • Depresión.
  • Ritmo cardíaco acelerado.
  • Aumento significativo del número de defecaciones.

Causas del estrés en los caballos

Cuando hablamos de reducir el estrés en los caballos, las causas del estrés suelen ser ambientales y alimenticias, siendo las causas más habituales:

  • Aburrimiento: generalmente causado por falta de ejercicio y pasar mucho tiempo en el box.
  • Alimentación: es importante adecuar la alimentación al nivel de ejercicio que realiza el caballo, así como a su estado de salud y edad. Las necesidades de un caballo de competición no serán las mismas que las de un caballo de paseo.
  • Malos tratos: los abusos sufridos durante el entrenamiento o trato con el jinete pueden dejar cicatrices psíquicas, convirtiendo al caballo en un animal estresado, miedoso e impredecible.
  • Falta de afecto: los caballos, tal y como hemos mencionado, son animales sensibles. La falta de afecto del jinete/propietario, así como el escaso contacto con otros caballos pueden afectar negativamente.
  • Miedo: es una causa frecuente de estrés. El caballo se habitúa a situaciones que para él son ya predecibles, como el ruido del tráfico o música, pero puede sufrir miedo ante situaciones desconocidas, derivando en estrés cuando está sometido prolongadamente a estos estímulos. En ocasiones también sufre estrés al recordar experiencias para él negativas. Por ejemplo puede establecer una asociación negativa entre el uso de un transporte y el movimiento del mismo (algo que le causó miedo).

Cómo reducir el estrés en los caballos

La respuesta a cómo reducir el estrés en los caballos va a variar en gran medida de si se trata de estrés causado por un hecho puntual o prolongado.

Cuando se trata de un hecho puntual como el transporte o afrontar una nueva situación debemos tratar de calmarlo. El uso de caricias, regalos, así como hablar con voz suave y la presencia de un jinete o propietario con el que mantiene una relación de confianza será de gran valor.

En el caso de estrés ambiental prolongado debemos actuar para eliminar las fuentes de estrés e incrementar el bienestar de nuestro amigo equino. Pudiendo actuar sobre los siguientes factores:

  • Ejercicio: proporcionar al caballo suficiente ejercicio a fin de que cubrir sus necesidades y gastar el «exceso» de energía.
  • Alimentación: adecuar su alimentación a sus necesidades siguiendo las recomendaciones del veterinario. En el caso de caballos que tienen que pasar mucho tiempo en el box puede variarse la alimentación a piensos que requieran mayor tiempo de masticación, de forma que esté entretenido y centrado en la comida.
  • Mejora del confort de las instalaciones: el empleo de difusores antiestrés para animales es una excelente solución por sus cualidades calmantes. Además estos productos permiten la desodorización del establo o caballeriza. En el caso de Fumagri Comfort no es necesaria prescripción veterinaria, ya que es un producto formulado a base de aceites esenciales seleccionados por sus cualidades:
    • Cayeputi: expectorante, antiséptica y estimulante.
    • Litsea cubeba: calmante, sedante, antiinflamatoria y antifúngica.
    • Tea tree: antiinflamatoria, antibacteriana, antiviral, antiparasitaria, antifúngica e inmunoestimulante.