Archivos

El verano se ha terminado y las temperaturas comienzan a descender. Toca prepararse para el frío y hacer un chequeo a tus mascotas para asegurarte de que todo está en orden.

Recuerda que en las estaciones calurosas es cuando hay un mayor número de parásitos e insectos y, por tanto, existe más riesgo de ataques de garrapatas, pulgas y mosquitos que pueden afectar a tus mascotas. Por ello, es importante que a la vuelta de vacaciones hagas una revisión de tus animales en busca de posibles parásitos externos.

Revisión de tus mascotas tras el verano

cuedados para perros en otoñoAdemás de realizar una revisión y desparasitación, también debes tener en cuenta que los flebotomos actúan principalmente en los meses calurosos y pueden transmitir la leishmaniasis a tus animales. Por este motivo, se recomienda realizar el test de la leishmania a tus mascotas después del verano.

Esta prueba puede realizarla un veterinario en su clínica, ya que solo necesita un poco de sangre para realizar el análisis. Puedes consultar más información sobre esta enfermedad en nuestro post “”.

Otra enfermedad que puede afectar a tus mascotas es la Ehrlichiosis que es transmitida por las garrapatas. Si has encontrado este tipo de parásitos tras la revisión o si detectas síntomas como fiebre, anemia, adelgazamiento o cansancio en tu mascota, se aconseja ir a una clínica veterinaria a realizar un análisis para ver si tu animal ha contraído esta enfermedad.

Recuerda que tienes diferentes productos de la gama Parasital para combatir los parásitos externos en tus mascotas, desde collares a pipetas, pasando por lociones y champús que evitarán que tus mascotas se vean afectadas por mosquitos, garrapatas y pulgas.

Con el descenso de las temperaturas también es importante prevenir la aparición de catarros, puedes hacerlo vacunando a tu perro o gato. Los procesos catarrales en animales pueden derivar en afecciones en el sistema respiratorio, tos, irritación e inflamación de las vías respiratorias.

En el caso de los perros, la denominada traqueobronquitis, también conocida como la “tos de las perreras”, es bastante frecuente y muy contagiosa. Se trata de una enfermedad producida por la bacteria Bordetella brochiseptica y su principal síntoma es una tos fuerte y continua. Si el sistema inmunitario de tu mascota está bien, la enfermedad puede remitir de manera natural en unos días, pero en otros casos es necesario el uso de antibióticos para acabar con la bacteria.

Cambios de tus mascotas en otoño

En otoño se producen cambios en la fisiología de los animales; se debe a que hay menos horas de luz diurna y esto afecta al comportamiento de tus mascotas, entran en época de celo, hibernación o mudan el pelo.

La caída del pelo se hace más intensa en los meses de primavera y otoño, en este último, mudan su pelo para recubrirse de otro más grueso para protegerse mejor del frío. En este sentido es importante cepillar a tu mascota, así eliminarás el pelo que se caiga y evitarás que tu perro o gato ingiera bolas de pelo que afecten a su sistema digestivo.

Repite diariamente la tarea de cepillado de los animales que tengas en casa para quitar el exceso de pelo, si es necesario realiza el cepillado dos veces al día. El pelaje es diferente en función de la raza, por lo que es recomendable escoger un cepillo adecuado para cada tipo de pelo. Realiza pasadas cortas y firmes en la dirección en la que crece el pelo y utiliza un recogedor o una aspiradora para eliminar los restos que caigan al suelo.

Otros cuidados de mascotas en otoño

20150923_perro-300x225En el caso de tener cachorros recién vacunados, deberás tener cuidado, especialmente en los días de lluvia y frío. Si el pequeño animal queda expuesto a la intemperie, el cambio de clima puede afectar a sus defensas

Si, por el contrario, tienes un perro o gato en edad adulta y este padece de artrosis, es posible que lo notes algo pero durante los meses de otoño e invierno. Esto se debe a que el frío y la humedad provocan una mayor rigidez del animal, lo que puede producirle un dolor algo más intenso en esta época del año.

Por tanto, si tienes una mascota con artrosis o con otros problemas locomotores, debes evitar que se moje en los días lluviosos. Para ello, puedes poner a tu mascota un chubasquero antes de sacarlo a pasear y, sobre todo, secarlo bien a la vuelta con una toalla.

Ahora conoces las distintas revisiones que tienes que hacer de tu mascota después del verano para que afronte mejor el cambio de temperatura que se produce en otoño. No pierdas de vista a tus animales y acude al veterinario si detectas algún cambio en el comportamiento habitual o en la salud de tu perro o gato.