Archivos

Los excrementos de palomas son uno de los problemas que perjudican al mantenimiento de edificios, fachadas y monumentos de todas las ciudades. Al tener propiedades corrosivas, desgastan las piedras, pinturas y ladrillos de cualquier elemento que se encuentre en el exterior y que se vea afectado por este tipo de suciedad.

Además, los excrementos pueden ser transmisores de enfermedades a los humanos, es por ello que se hace imprescindible tomar medidas de protección cuando vayas a eliminar este tipo de restos.

Prepárate para eliminar los excrementos de las palomas

Como hemos comentado, la seguridad en la eliminación de este tipo de excrementos es muy importante.  Puedes encontrar este tipo de suciedad  en cualquier parte de la ciudad, pero en el hogar los verás en terrazas, balcones, patios y azoteas. Por ello, es recomendable equiparse con ropa que te cubra bien, especialmente guantes que te protejan las manos y zapatos cómodos. En caso de tener palomas cerca, también se aconseja utilizar una gorra.

Si tienes un palomar en casa o en tu granja, como calzado se recomienda utilizar unas botas de plástico que te impermeabilicen los pies. Así evitarás la humedad y contacto con otros restos de las palomas.

Este tipo de aves puede transmitir distintas enfermedades a los humanos a través de sus excrementos. El mayor peligro y principal forma de contagio para las personas ocurre cuando el excremento está seco y se inhala en forma de polvo. Por este motivo, también se recomienda utilizar una mascarilla cuando  se proceda a la limpieza. Para evitar la inhalación, es aconsejable siempre humedecer el lugar en el que se encuentran los restos, así las partículas caerán y se podrán limpiar sin problemas.

 

Cómo eliminar los excrementos y otros restos de palomas

Siempre que puedas, intenta humedecer la zona en la que se encuentran los restos con una manguera o un spray, procurando que el agua caiga poco a poco a modo de rocío para que el polvo no se disperse.

Si no puedes utilizar agua, rasca la superficie para retirar la mayor parte de los excrementos y otros restos sólidos como comida o plumas que  hayan dejado a su paso. No olvides utilizar la mascarilla, especialmente si vas a recoger los restos secos.

Cuando recojas los elementos sólidos ponlos en una bolsa de plástico y continúa hasta que termines de recogerlos todos. Si es necesario puedes volver a humedecer el terreno.

En el caso de estar en una zona elevada, como el tejado, balcón o ventana, procura no utilizar un cepillo que deje caer los excrementos de forma dispersa, es importante que queden tan recogidos como sea posible para después tirarlos a la basura.

Una vez eliminada la mayor parte de los sólidos toca realizar una limpieza en profundidad de la zona. Para ello, puedes ayudarte de un detergente y agua para eliminar la materia orgánica restante. Puedes utilizar Zotalín Arena como producto secante, con gran capacidad de absorción, que te permitirá conseguir un ambiente seco y sano. Recuerda que debes repasar bien todas las zonas en las que haya restos para evitar contagios.

A continuación, será necesario aplicar un producto desinfectante que ayude a acabar con los gérmenes. Para realizar este paso, puedes utilizar Zotal en la superficie afectada. Se trata de un desinfectante, fungicida y desodorizante que actúa sobre la materia orgánica y acaba con todo tipo de gérmenes nocivos.

Además, elimina los malos olores y está indicado para utilizar en todo tipo de recintos y, también, para viviendas. Puedes usarlo diluido al 5% y aplicarlo en el lugar que quieras desinfectar.

Como las palomas no tienen sentido del olfato, no puedes repelerlas con productos químicos. Si quieres prevenir que estas aves ensucien tu patio o terraza, será necesario que instales púas o mallas metálicas en las zonas en las que se suelan apoyar. Así evitarás que ronden tu hogar y lo ensucien.