Archivos

El agua es uno de los factores a tener en cuenta y vigilar si tenemos caballos, dado que esta supone alrededor del 60% de su peso corporal y además es fundamental para la digestión del animal.

Si siempre tenemos que extremar la cantidad y calidad del agua, será especialmente en los meses de verano donde tendremos que estar más pendientes de que nuestro caballo esté correctamente hidratado.

La deshidratación le causará fatiga, problemas metabólicos y lógicamente le afectará a su rendimiento.

Por ello, es importante disponer siempre de agua limpia y fresca, que deberemos facilitársela antes de las comidas.

Los caballos están acostumbrados a las rutinas, por lo que también en la alimentación y en la bebida debemos ser rigurosos con ellas.

 

El consumo medio de agua

Para hacernos una idea, los caballos de 500 kg beben entre 15 y 25 litros diarios, dependiendo de la temperatura, cuando están en mantenimiento, y entre 25 y 50 litros, dependiendo de la intensidad del ejercicio.

En las yeguas reproductoras, el consumo medio es de 20 a 30 litros al final de la gestación, y hasta 50 litros diarios al principio de la lactancia.

Los potros, en el momento del destete ingieren casi 10 litros diarios de agua, y a los 2 años unos 15 litros diarios.

 

Agua y ejercicio

El caballo pierde mucha agua en el ejercicio, a través del sudor. Cuando el animal realiza algún tipo de ejercicio, sobre todo si es intenso, debemos esperar de una a dos horas para suministrarle alimento y agua. Además, si el agua está muy fría, es común que sufran cólicos espasmódicos.

Si el animal suda mucho, es conveniente tener a su libre disposición un bloque de sal para recuperar los electrolitos perdidos en el ejercicio.

 

Agua con las comidas

Los caballos excretan bastante agua en las heces, por lo que debe facilitárseles cantidades adecuadas a su peso y edad antes de las comidas.

La insuficiente ingesta de agua puede causar cólicos, que pueden incluso ocasionarles la muerte.

 

Otras medidas para evitar la deshidratación

Además de facilitarles agua en verano, debemos prepararles espacios con sombra si están al aire libre y controlar el exceso de sudor que puedan sufrir por las altas temperaturas.

Bioseguridad en el agua de bebida

No existe legislación específica para el agua utilizada como bebida para los animales, ya que las guías de buenas prácticas de higiene del Ministerio de Agricultura han asimilado la calidad del agua de consumo para animales a la de consumo humano.

Es importante facilitar a nuestro caballos un agua libre de bacterias y virus, totalmente desinfectada. Para ello, en Zotal Laboratorios contamos con SALUDINE LIQUID para la higienización del agua. Producto con peróxido de hidrógeno 50 %, libre de cloros, con alto poder oxidante y desinfectante, pero sin el olor y otras desventajas del cloro. Además de para potabilizar agua a dosis de 30-50 ml por cada 1.000 litros de agua, se puede utilizar para la limpieza y desinfección de balsas, estanques o depósitos así como para la limpieza de los sistemas de almacenamiento y distribución del agua de bebida, ya que contiene una extraordinaria eficacia contra las bacterias garantizando la desinfección.

Además, es importante que realicemos periódicamente un control de las aguas destinadas a las explotaciones, sobre todo si no vienen de la red municipal. Y tener en cuenta adecuar el tratamiento a las necesidades de nuestras instalaciones, repercutiendo esto en el beneficio del animal y el nuestro.

 

Os recomendamos este interesante y detallado artículo, sobre todo si utilizas el caballo para practicar deporte en verano: