Archivos

Fernando Caballos es el veterinario oficial de Sicab desde su primera edición, allá por 1991 y antes también se ocupaba de estas labores en la edición previa que se denominó Agrogan. Fernando además es vocal del Colegio de Veterinarios de Sevilla.

Estuvimos hablando con él sobre Sicab y esto fue lo que nos contó.

¿Cuántos veterinarios trabajan velando por la salud y la seguridad de los caballos que participan en el Salón?

Durante las jornadas que dura el salón, contamos con un equipo de tres veterinarios, además de un veterinario de guarda por las noches.

¿Cuántos caballos han pasado por Sicab, desde su nacimiento en 1991?

En la primera edición, contamos con la presencia de 400 caballos, que fue creciendo y de media, hemos recibido unos 1.000 caballos pura raza española por edición, por lo que posiblemente, hemos superado los 20.000 caballos a lo largo de estos 23 años.

¿Qué tratamientos y protocolos se siguen en Sicab para proteger y velar por la salud de los caballos?

Todos los caballos que participan en Sicab tienen que cumplir un condicionado sanitario para poder participar, que también deben cumplir los transportes y que está publicado en nuestra web.

Durante el salón, nos ocupamos de supervisar el estado de salud de los animales y se cuida bastante de que cuenten con una buena cama y por supuesto, de unas instalaciones limpias y desinfectadas.

Además, como durante todo el día el veterinario está justo en el recinto, ante cualquier problema de salud llegamos antes de lo que lo haríamos si el caballo estuviera en el campo, porque no tenemos que realizar desplazamientos

Al salir, nos aseguramos que todos los animales se marchan en perfecto estado de desinsección y limpieza, así como sus transportes, para lo que contamos con los productos de Laboratorios Zotal.

¿En qué estado de salud está a día de hoy el sector del caballo PRE?

Llevamos ya unos cuantos años viviendo esta crisis general que también afecta al mundo del caballo, que está provocando que muchas ganaderías se vean muy afectadas, aunque el caballo de más calidad tiene su nicho de mercado y se mantiene, además de ser valorado internacionalmente.

Después de tantos años trabajando desde la organización de Sicab, ¿puede contarnos alguna anécdota que recuerde con especial cariño?

Anécdotas hay muchas, como los partos que se han atendido, que excepto uno, todos han sido de noche y quizás de las más simpáticas es la de ganaderos que te llaman para interesarse por sus caballos como si fueran niños pequeños y te preguntan que si tiene los ojos tristes.

Desde su experiencia, ¿qué destacaría de Laboratorios Zotal?

Mi vinculación personal con los Laboratorios es muy cercana, dado que durante un tiempo fui delegado comercial.

Con respecto a Sicab, su compromiso y su apoyo ha sido siempre cercano, siempre han estado ahí cuando los hemos necesitado y se han implicado para ayudarnos en todo momento. Son de la casa.