Archivos

Para algunos una mascota, para otros un asistente, para la mayoría un compañero, los perros de caza acompañan al ser humano en estas tareas desde hace miles de años. Existen un gran número de razas especializadas que, aunque tengan sus diferencias, necesitan una serie de cuidados y pautas de higiene comunes.

En este artículo examinaremos dos razas muy elegidas como perro de caza: el braco alemán y el beagle.

El braco alemán de pelo corto

El braco alemán es una de las razas de perro más apreciadas por los cazadores. También es conocido como pointer alemán y su origen se sitúa en los perros alemanes de muestra del siglo XVI. Es un perro noble y enérgico que necesita actividad física diaria.

Su altura oscila entre los 58 y los 66 centímetros y su peso entre los 25 y los 30 kilos. Su tamaño grande y su carácter juguetón hace que sea una raza de perro de caza que come bastante. Tienen una esperanza de vida de entre 12 y 14 años, siendo su vivienda ideal en casas y zonas de campo.

Es un perro fuerte, rápido, ágil y veloz. Su porte erguido y elegante, con el pelo rígido y brillante, y sus líneas armoniosas le aportan una gran nobleza. Todo ello unido a su carácter obediente, alegre y cariñoso contribuyen a que sea una raza comúnmente elegida para la vida familiar y a la interacción con niños.

Cuidados del braco alemán

Si eliges un braco alemán como perro de caza o como mascota debes saber que su adiestramiento no será difícil, puesto que son inteligentes, curiosos y obedientes. Ahora bien, a veces pueden resultar bastante testarudos por lo que tendrás que mostrarte como líder, nunca agresivo, pero sí firme.

Para que tu braco esté feliz necesita hacer deporte o excursiones y grandes paseos por el campo. No es una raza para vivir en un apartamento y sin actividad diaria.

En cuanto a su higiene, al tener el pelo corto, será suficiente con realizar cepillados de forma periódica para eliminar el pelo muerto. No necesitan mucho baño. Suele recomendarse hacerlo una vez al mes aproximadamente y, claro está, siempre que se haya ensuciado.

Por esta razón, resulta fundamental tenerlo bien vigilado cada vez que lo sacamos de paseo o al campo. Es aconsejable revisar sobre todo las patas y las orejas para eliminar cualquier posible parásito que se haya enganchado.

También es aconsejable, sobre todo para aquellos que viven en casas de campo, en contacto con otros animales y que salen de caza de forma habitual, utilizar un collar antiparasitario como PARASITAL® Collar Perros Grandes que lo proteja de pulgas, garrapatas, moscas y mosquitos. Hay que tener en cuenta que la eficacia de este tipo de collares suele ser de 3 meses.

El Beagle

El beagle es un perro de tamaño pequeño a mediano. Su origen, aunque desconocido, suele situarse en las razas de perros de rastreo utilizadas en Inglaterra desde el siglo XVI. Es un perro valiente, inteligente y afectuoso.

Su altura suele estar entre los 33 y 40 centímetros, con un peso entorno a los 15 kilos. Tienen el pelo corto de color marrón, negro y blanco que combinado con sus orejas redondeadas y caídas lo hacen inconfundible. Un dato curioso es que, según define la propia raza, la punta de la cola debe ser siempre blanca.

Sus patas, relativamente cortas y muy fuertes, le aportan una gran resistencia. Son muy activos, astutos y obstinados. Por ello necesitan ser domesticados con mano firme si queremos ser quien lleve las riendas. Tiene un instinto cazador muy marcado gracias a su buen olfato y su rapidez. Se lleva bien con otros perros de la misma edad y tamaño, lo que le permite vivir como parte de una jauría.

Cuidados de beagle

Esta raza de perro suele tener un apetito insaciable por lo que, si no queremos que tenga sobrepeso, deberemos controlar su alimentación y evitar que tenga acceso a productos insanos o peligrosos como los dulces. Ten en cuenta que, en caso de sobrepeso, puede sufrir de sobrecargas y procesos dolorosos en la columna vertebral y las articulaciones.

El beagle, como la mayoría de los perros de caza, necesita actividad diaria. Son felices fuera de casa: en el campo, en el jardín o realizando cualquier tipo de actividad física. Ten en cuenta que, además, el ejercicio contribuirá a evitar el sobrepeso y mejorar su salud.

Sus orejas caídas y largas, suelen sufrir infecciones y otitis. Además de ser un foco de atracción para los parásitos como los ácaros. Por esta razón resulta fundamental revisar de manera periódica sus orejas y patas, sobre todo después de las salidas al campo y, al igual que en el caso del braco alemán, protegerlo con un collar antiparasitario para perros medianos y pequeños.

Su pelo corto facilita las labores de cepillado y lavado. Ahora bien, su carácter cazador puede hacer que en cada salida se refriegue por barro o incluso excrementos. Por lo que deberemos estar atentos si esto sucede para bañarlo de inmediato y desinfectarlo. Se recomienda cepillar para eliminar el pelo muerto de 2 a 3 veces por semana.

Otros consejos de higiene y cuidados para perros de caza

Para tener un perro de caza sano y feliz es fundamental tener en cuenta dónde vive. No es lo mismo que forme parte de nuestra casa como mascota, o que viva en el campo rodeado de otros perros y animales. En ambas condiciones deberemos seguir unas pautas correctas de limpieza e higiene de su casa o habitáculo.

Limpieza de la caseta y cama

Con el fin de evitar infecciones y parásitos es indispensable mantener la caseta o la zona donde vive el perro lo más limpia posible. Se recomienda limpiar en profundidad, teniendo en cuenta grietas y juntas de azulejos o baldosas, al menos una vez a la semana con lejía. Después, una vez desinfectado, se puede utilizar algún producto repelente que no resulte perjudicial para la salud del animal. Como por ejemplo ARPON® Deltasect RTU PLUS, que nos permite controlar insectos rastreros como hormigas, chinches, pulgas…, y voladores como moscas y mosquitos. También repele a arañas, ácaros y garrapatas.

Además de la zona donde habita, deberemos lavar y desinfectar periódicamente la cama, manta o cojín que utilice para descansar.

Por último, no olvides limpiar bien los comederos y bebederos diariamente.

Las vacunas y el veterinario

Recuerda la importancia de las vacunas para la prevención de un gran número de enfermedades en todos los animales. Visita a tu veterinario e infórmale de las condiciones en las que vive tu perro de caza para que te pueda recomendar la mejor forma de actuar para prevenir cualquier riesgo.

Los perros de caza son animales muy enérgicos, que corren a gran velocidad por el campo. Atraviesan matorrales y vegetación con espigas y pinchos. Por esta razón, debemos hacer hincapié en la revisión de pequeñas heridas y rasguños que, de no ser curadas y desinfectadas a tiempo, pueden derivar en un problema mayor.

Por último, pide a tu veterinario que te mantenga informado de los riesgos y las enfermedades típicas de cada raza, así podrás tener un mayor control para su prevención.

En conclusión, si tienes un perro de caza y quieres que viva sano y feliz recuerda estos consejos:

  • Es muy importante que tenga su tiempo de ejercicio y actividad diaria
  • ¡Ojo con la alimentación! Pues suelen tener un gran apetito
  • No olvides cepillarlos y lavarlos cada vez que se ensucien
  • Protégelo de parásitos e insectos
  • Acude al veterinario y respeta el calendario de vacunas