Archivos

La brucelosis bovina es una enfermedad altamente contagiosa que afecta al ganado bovino y que además puede ser transmitida al hombre.

Hoy en Canal Zotal queremos profundizar acerca de la enfermedad, su detección, prevención y tratamiento.

¿Qué es la brucelosis bovina?

Como hemos comentado en nuestra entradilla, la brucelosis bovina, es una enfermedad de origen bacteriano que se da en ejemplares de ganado bovino. Tiene unas repercusiones muy graves en los sujetos infectados y además su contagio al ser humano es posible. La prevención, detección y tratamiento deben ser considerados protocolos muy serios para evitar la muerte del animal o la propagación de la bacteria.  Los signos clínicos más comunes de esta enfermedad bovina son los siguientes:

  • Abortos después del quinto mes de gestación.
  • Mastitis Intersticial.
  • Nacimiento de crías débiles.
  • Alta infertilidad.
  • Y retención de la placenta.

En explotaciones bovinas, especialmente las destinadas a la producción de leche, las pérdidas económicas asociadas a estas patologías son muy elevadas.

Transmisión de la brucelosis bovina

La transmisión de la brucelosis bovina se puede dar en dos modos bien diferenciados:

  • Transmisión horizontal: La bacteria convive entre animales sanos y animales enfermos. Estos últimos la propagan a su entorno y se produce el contagio y la propagación de la bacteria.
  • Transmisión vertical: Este tipo de bacteria puede transmitirse en el útero del animal y eso comporta uno de los grandes problemas de detección, ya que, si el feto resulta contagiado en el primer tercio de la gestación, su sistema inmune identifica como propias las bacterias lo que comporta falsos negativos en los test de detección.


El contagio de la bacteria puede producirse por diferentes canales ya sea la vía oral, aérea, cutánea, venérea, secreciones, restos orgánicos de fetos, restos de alimentos o aguas contaminadas, entre otros.

Diagnóstico de la brucelosis bovina

En España la principal cepa de bacteria que afecta al ganado bovino es la Brucella abortus. En pocos casos se produce el contagio de Brucella melitensis (esta bacteria afecta principalmente al ganado ovino y caprino en nuestro país).

Lo primero que debemos establecer es la identificación de la sintomatología que la brucelosis bovina tiene como característica:

  • Retención de la placenta.
  • Orquitis.
  • Epididimitis.
  • Aborto.
  • Excepcionalmente artritis con excreción de microorganismos en descargas uterinas y en la leche.

La única prueba de detección de la bacteria es el análisis serológico de la sangre del animal o en el caso de un cadáver de sus restos. Es imprescindible la actuación rápida para evitar la propagación epidémica de la bacteria. Lamentablemente es una enfermedad que produce una alta tasa de falsos negativos, por lo que este resultado no permite excluir la presencia de la infección al 100%.  En el siguiente enlace se puede acceder al material proporcionado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, para obtener la información relacionada para la extracción de muestras, tanto en animales vivos como cadáveres o muestras fetales, conservación y  traslado de las muestras.

Prevención y erradicación de la brucelosis bovina en España

imagen gráfica ministerio del post Prevención de la brucelosis bovina

Referencia imagen: Gráfica estudio evolución en España presencia de Brucelosis 

Desde el año 2001,  la presencia de la enfermedad ha manifestado un claro descenso gracias a la implantación del programa nacional 2004-2006 del Ministerio.  Este programa engloba en dos fases:

  • Prevención de la enfermedad.
  • Eliminación de los individuos infectados.

El programa para este año 2018 pretende la erradicación en zonas en las que la enfermedad está aún presente, como Andalucía y Extremadura, y el mantenimiento de cero casos en zonas en las que la erradicación de la enfermedad ya se ha instaurado, como Cantabria, Galicia o País Vasco.

Para prevenir la enfermedad uno de los factores clave es la higiene de las zonas de concentración de animales, para ello es recomendable proceder a la eliminación de:

  • Restos orgánicos.
  • Restos alimenticios susceptibles de estar en mal estado.
  • Heces y restos biológicos .

Una vez tenemos el recinto limpio de los restos de mayor tamaño, debemos proceder a su desinfección. La bacteria Brucella tiene una buena respuesta de mortalidad frente a desinfectantes ganaderos como SANITAS® FORTE VET. La aplicación de este producto puede ser por frotación o pulverización, e incluso nebulización, lo que proporciona la posibilidad de cubrir grandes áreas en poco tiempo. El volumen de concentración del biocida en caso de brucelosis corresponderá al de una desinfección estricta que deseemos eliminar.

A continuación podemos ver un ejemplo de una desinfección  en una granja paso a paso.