Archivos

Existen multitud de enfermedades que pueden afectar a las aves de tu gallinero, palomar o colección y que pueden tener su origen en hongos, bacterias, virus o parásitos internos y externos. Hoy te contamos algunos de los parásitos externos y plagas más comunes que puedes encontrar entre tus aves, y te dejamos algunos consejos y productos recomendados para prevenir su aparición.

Parásitos externos comunes en gallinas

Para detectar la aparición de parásitos externos enlos animales, es muy importante observar su comportamiento y su aspecto y si en algún momento notas un cambio respecto a su rutina habitual, debes apartar al animal y examinarlo con más detenimiento. Te contamos algunos síntomas que puedes apreciar cuando hay parasitosis en las aves.

Entre los parásitos externos más habituales en explotaciones avícolas encontramos:

Piojos

Son parásitos de tipo masticador por lo que podrás detectarlos mirando detenidamente la piel y sobre todo las plumas de las alas y la nuca de tus animales. Los piojos producen irritaciones en la piel y problemas en las plumas por lo que es fácil ver sus síntomas. Además, pueden provocar diarreas en las aves y disminuir su producción de huevos. Son frecuentes en las gallináceas y las palomas.

Ácaros

Existen distintos tipos de ácaros y cada uno afecta de manera diferente a las aves. Por ejemplo, el ácaro Dermanyssus gallinae es un ácaro común que se alimenta de la sangre de los animales. Por su parte, el Knemidocoptes mutans se aloja bajo las escamas de las patas de las aves aunque también puede encontrarse en las barbillas,  crestas y picos. Mientras que D. gallinae es frecuente en todas las especies, K. mutans suele encontrarse con mayor frecuencia en gallináceas, psitácidas y fringílidos.

Entre los síntomas que podrás detectar por su aspecto es la presencia de estos ácaros que pueden verse a simple vista, también puedes encontrar pequeñas irritaciones o deformaciones en las patas de los animales o en otras zonas de la piel en las que se instalen los parásitos, con crecimiento de áreas con aspecto de cuerno y deformación de patas y pico. En relación a sus efectos, pueden disminuir la producción de huevos, pueden causar anemia en casos de plagas grandes o producir caída y rotura de plumas.

Pulgas

Las pulgas o Echidnophaga gallinácea pueden encontrarse en tus instalaciones y pueden detectarse en la cara y barbas de los animales. Las hembras suele adherirse a la cara de las aves para producir sus huevos. Son fácilmente visibles ya que producen irritación de la piel y en casos extremos pueden llegar a provocar la ceguera del animal. Son casi exclusivas de las explotaciones de gallinas.

Garrapatas

Al igual que en el caso de los ácaros, las garrapatas son chupadores de sangre que además pueden transmitir enfermedades como la espiroquetosis o fiebres que pueden provocar la muerte de los animales.

La garrapata es un parásito muy resistente y difícil de erradicar de las instalaciones ganaderas ya que se encuentran en pequeñas grietas o en los nidales de las aves y solo salen para buscar alimento.

Higiene de las granjas para la prevención de parásitos externos

El tratamiento más efectivo es realizar un buen programa de higiene de los animales y las instalaciones. Es especialmente importante aislar a las aves infestadas de las sanas para que el parásito no se transmita por contacto.

Como hemos visto, las instalaciones y nidos en las que se encuentran tus animales también pueden estar llenos de parásitos externos, por lo que es necesario realizar una adecuada limpieza y desinfección todas las zonas.

El primer paso para acabar con el problema es realizar una limpieza a conciencia de todos los espacios en los que se encuentran tus animales. Lleva a tus aves a otro recinto y retira restos orgánicos y camas de tus animales para que los productos penetren bien en todos los huecos. Para realizar esta tarea puedes usar los detergentes Previo Quat o Previo Basic para limpiar completamente el espacio.

Tras la limpieza, aprovecharemos para realizar una de la instalación a fin de prevenir la aparición de enfermedades. Puedes utilizar desinfectantes de amplio espectro como Sanitas Forte Vet que además de su baja toxicidad para aves, es compatible con todo tipo de materiales, lo que lo convierte en una solución adecuada para desinfectar instalaciones que alberguen animales.

Y por último, utiliza insecticidas para eliminar los parásitos existentes y prevenir su reaparición. Para ello, puedes utilizar tanto  Arpón G como Arpon Diazipol que están especialmente indicados para eliminar parásitos externos en instalaciones ganaderas y medios de transporte. Aplícalos al 1%, haciendo especial hincapié en cubrir las zonas con grietas y recovecos donde puedan estar escondiéndose los parásitos.