Archivos

Conocer los síntomas y tratamientos, así como prevenir las enfermedades de los cerdos, debe tenerse muy en cuenta a fin de establecer protocolos de bioseguridad eficaces que eviten enfermedades a la piara, y el impacto económico negativo que esa situación genera al ganadero.

Desde el equipo veterinario de Zotal Laboratorios queremos darte a conocer los síntomas y tratamientos de estas tres afecciones, que afectan comúnmente al ganado porcino, de modo que puedas actuar rápidamente.

Enfermedades de los cerdos

En muchos casos, como sucede con otras afecciones que padece la cabaña ganadera, los síntomas de estas enfermedades pueden detectarse mediante un examen visual.

Como criadores experimentados debemos conocer muy bien a nuestros animales y estar alertados antes cualquier variación en la actitud y/o comportamiento del ganado, ya que puede ser indicativo de que algo no marcha bien en su salud.

La detección precoz de una enfermedad puede evitar que la situación se complique, pero siempre la mejor medida será la implementación de protocolos de bioseguridad preventivos. El cuidado de nuestras instalaciones y su correcta desinfección es fundamental para mantener la salud de los animales, así como la calidad del producto destinado al consumidor.

Los cerdos, como cualquier animal, están expuestos a padecer enfermedades de origen infeccioso, sea bacteriano o vírico, así como afecciones hereditarias. Entre las enfermedades de los cerdos, por su importante impacto en su salud y por su repercusión económica, destacan la peste porcina y la infestación por ectoparásitos, como piojos y ácaros de la sarna.

Peste porcina

Se trata de una enfermedad vírica con una alta tasa de contagio, lo que la hace muy peligrosa. Podemos distinguir entre la peste porcina clásica y la peste porcina africana que sintomáticamente son similares, por lo que sin diagnóstico laboratorio será difícil diferenciarlas.

Imagen de veterinario vacunando cerdo

Peste porcina clásica

La peste porcina clásica es causada por virus ARN del género Pestivirus, de la familia Flaviviridae que afecta tanto a cerdos domésticos como salvajes.

Es un virus de amplio espectro y puede infectar al animal a través de varias vías, tales como: inhalación del virus, ingesta de alimentos contaminados, contacto con mucosas o semen de un ejemplar infectado, o bien a través de la piel por abrasiones o heridas abiertas.

La sintomatología es muy diversa ya que el avance de la enfermedad dependerá de la edad y resistencia del animal, presentándose incluso animales aparentemente sanos que actúan como transmisores.

Una vez ha infectado al animal el período de incubación es de 2 a 14 días. El virus se deposita en las amígdalas o ganglios linfáticos, para pasar posteriormente al torrente sanguíneo hasta llegar al bazo, riñón, pulmones y médula ósea, donde se replica, y causa un cuadro hemorrágico y/o nervioso.

La mortalidad y morbilidad de la peste porcina clásica es muy elevada (50-90%), sin que exista tratamiento.

Sintomatología de la Peste Porcina Clásica (PPC)

  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Descoordinación.
  • Fiebre alta.
  • Muerte súbita.
  • Inapetencia.
  • Convulsiones.
  • Decoloración azul de la piel.
  • Aumento de lechones momificados (en las cerdas).
  • Aumento de nacidos muertos (en las cerdas).

Control y Prevención

España, como la mayoría de los países miembros de la Unión Europea, está libre de PPC desde su erradicación en 1986, siendo reconocida como indemne a nivel comunitario mediante la decisión 89/420/CE e internacionalmente por la OIE. No obstante deben mantenerse las medidas preventivas ante el riesgo de infestación proveniente de animales enfermos provenientes de otros territorios y por el papel de reservorio que juega el jabalí. Concretamente en nuestro país se produjeron nuevos brotes en 1997-98 y 2001-02, ambos controlados con éxito.

En cada país las normativas sanitarias en cuanto a la PPC son diferentes, por lo que recomendamos tener en cuenta la regla sanitaria correspondiente. En el caso de España disponemos del:

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para combatir la peste una vez el cerdo ya ha sido infectado.

Peste Porcina Africana

La llamada peste porcina africana está causada por un virus de la familia Asfarviridae, del género Asfivirus que causa un cuadro hemorrágico con mortalidad y morbilidad cercana al 100% de los animales afectados.

Sus síntomas son similares a los de la peste porcina clásica a excepción de los cuadros de tipo nervioso.

Control y Prevención

Esta enfermedad se detectó por vez primera en territorio europeo en Portugal, desde donde saltó a España en 1960. En la actualidad está erradicada desde 1995, si bien se mantienen los protocolos preventivos ante la reaparición en 1999 de la enfermedad en Portugal y su permanencia en países africanos y del este europeo.

Piojos

Los piojos representan un importante riesgo de enfermedad en los cerdos. Evitar su proliferación es fundamental para prevenir las enfermedades de los cerdos, ya que además de causar la pediculosis porcina son transmisores de la peste porcina clásica y de la viruela del cerdo. El piojo del cerdo (Haemotopinus suis) es un pequeño parásito, 5-6 mm, hematófago muy presente en los lechones.

Puede provocar grandes infestaciones produciendo anemia y debilitamiento del cerdo, ocasionando pérdidas económicas a la explotación. Si quieres conocer más acerca de la prevención y eliminación de estos insectos, te recomendamos leas nuestro post ¿Cómo eliminar el piojo porcino?

Sarna porcina

Una de las enfermedades que es fácilmente detectada, mediante un examen visual, por los ganaderos es la sarna porcina. Se trata de una enfermedad provocada por el ácaro Sarcoptes scabiei var. suis. que va socavando las diferentes capas de la piel del animal.

La enfermedad tiene un impacto económico directo, ya que afecta al rendimiento de la explotación ganadera, puesto que la irritación que padece el animal hace que se reduzca su consumo de alimentos y por tanto se produce un menor engorde. Además los animales infectados son más susceptibles de padecer enfermedades infecciosas, debido a las abrasiones por rascado y lesiones en la piel.

Sintomatología de la sarna

  • Inflamación de la piel.
  • Costras.
  • Irritación del animal.
  • Piel engrosada.
  • Parte interna de las orejas escamosas.

Tratamiento de la sarna porcina

Una vez identificada la presencia de sarna porcina en tu granja deberás iniciar un proceso de desinsectación y desparasitación, tanto de las instalaciones como de los animales.

En nuestro artículo acerca del tratamiento de la sarna porcina, encontrarás información detallada y de gran utilidad acerca del protocolo a seguir.

Prevenir las enfermedades de los cerdos

Como responsables de una explotación porcina debemos mantener un protocolo de bioseguridad en nuestra granja, que nos permita prevenir las enfermedades de los cerdos.

Debemos empezar por higienizar el recinto eliminado a conciencia los restos de comida, purines y reemplazando los lechos o camas de los animales cuando sea necesario. Productos para eliminar de forma eficaz la materia orgánica y la grasa, como PREVIO S20, son muy recomendables en esta fase de la limpieza.

Una vez hemos limpiado el recinto aplicaremos desinfectantes de uso ganadero, que ataquen directamente a patógenos porcinos como SANITAS FORTE VET. Procederemos también a realizar un tratamiento destinado a eliminar insectos y parásitos con un insecticida autorizado para uso ganadero, como ARPON ALFASECT, para prevenir las enfermedades de los cerdos transmitidas por parásitos.

Descarga la ficha informativa de Sanitas Forte Vet