Archivos

Los veterinarios son los profesionales en los que confiamos para mantener la salud y bienestar de nuestro ganado, por este motivo es importante conocer cómo trabajan y cómo podemos ayudarles cuando tienen que estudiar y analizar a los ejemplares de nuestras instalaciones ganaderas.

Hoy hablaremos un poco más sobre los productos farmacológicos veterinarios y cómo se utilizan para tratar a los animales y los espacios en los que habitan.

¿Qué es un producto farmacológico veterinario?

Los productos de uso veterinario son esenciales para el cuidado de los animales de una granja. Si te dedicas a la ganadería, sabrás de la importancia de contar con un buen veterinario profesional y de confianza que trate a tu ganado cuando algún ejemplar tenga un problema.

Los productos farmacológicos veterinarios son medicamentos que ayudan a prevenir y curar enfermedades en los animales, pueden presentarse en distintos formatos como inyectables, jarabes o también productos tópicos para la limpieza y cuidado de afecciones en la piel de los animales.

Este tipo de productos sirven para controlar enfermedades y mantener el buen estado de salud de tu ganadería, algo especialmente relevante si crías animales que generan productos para el consumo humano, como ganado porcino o vacuno. La leche, los huevos, la carne o los quesos, son productos que las personas ingieren y que deben estar en perfecto estado antes de ser comercializados.

Para conseguir un buen resultado y un producto alimentario que supere todos los controles de calidad exigidos por las instituciones, es necesario que los animales que producen estos alimentos estén sanos y en perfectas condiciones para la producción. Sin embargo, a lo largo de su vida, nuestros animales pueden sufrir plagas o enfermedades que debamos tratar con productos farmacológicos veterinarios. En este punto, es indispensable recordar que estos productos y medicamentos deben ser recomendados por los veterinarios y que no se aconseja su uso de forma independiente.

Tipos de productos farmacológicos veterinarios

Existen distintas clasificaciones de estos productos en función de distintas características, como por ejemplo según sus propiedades, su formato o la vía de administración al animal. Sin embargo, entre los productos farmacológicos veterinarios para el tratamiento de enfermedades infecciosas podemos diferenciar 3 tipos principales:

  • Productos antiparasitarios: son aquellos productos que se utilizan para eliminar y prevenir la aparición de parásitos en los animales.
  • Productos antibióticos: se trata de los medicamentos que ayudan a los animales a combatir las enfermedades producidas por virus, bacterias y hongos. Pueden suministrarse por distintas vías al ganado, como pueden ser los antibióticos inyectados, los que se dan al animal por vía oral o intraocular o los que se extienden por la piel para tratar afecciones cutáneas.
  • Vacunas: se utilizan las vacunas para inyectar al ganado una cepa con el microorganismo de una enfermedad debilitado. Con esto se consigue que el cuerpo del animal reconozca la enfermedad que provoca ese microorganismo pero impide que se desarrolle, mientras que al mismo tiempo, el organismo del animal genera los anticuerpos necesarios para protegerse contra dicha enfermedad. En función del tipo de ganadería que tengas en tu explotación, el veterinario te facilitará un calendario de vacunación para tus animales.

Ectoparasiticidas y otros productos de carácter farmacológico

Como hemos comentado anteriormente, existen productos farmacológicos antiparasitarios que facilitan la eliminación de insectos y que os comentamos de forma un poco más detallada para que conozcáis la forma de aplicar estos ectoparasiticidas en vuestras instalaciones ganaderas:

  • Arpón: este producto puede aplicarse en ganaderías de équidos y bóvidos y actúa de forma eficaz contra las moscas y piojos. Su principio activo es la cipermetrina, un eficaz insecticida que acaba con las moscas de forma rápida. Se recomienda diluir Arpón al 0,1% en agua, aunque la cantidad de producto dependerá del tamaño del animal. Generalmente, podemos utilizar 125 ml en terneros y potros, 250 ml en bóvidos jóvenes y 500 ml en ejemplares adultos.Para aplicar el producto, basta con pulverizar el líquido sobre los animales al menos una vez al mes. En el caso de plagas grandes, tanto de moscas como de piojos, se recomienda aplicar el producto sobre el animal cada 15 días.
  • Zooveca: actúa contra larvas, moscas, piojos, garrapatas y ácaros. Es un antiparasitario que se aplica mediante baño o pulverización sobre los animales. En función del tipo de aplicación habrá que modificar la dosis del producto:
    • Aplicación a través de un baño: prepara el baño y mezcla 10 ml del producto en 10 l de agua. Puedes reponer el volumen perdido incluyendo el líquido en una solución de 750 mg/l de agua.
    • Aplicación por pulverización: prepara una solución que incluya 600 mg de producto por cada litro de agua, lo que sería equivalente a 40 ml de Zooveca en 10 l de agua.