Archivos

El virus Zika ya se encuentra presente en diversas regiones del mundo debido a que la globalización, el cambio climático y el transporte internacional han facilitado su propagación. En España, ya son 93 los casos detectados de esta enfermedad. Por ello, hoy te contamos todo lo que necesitas saber acerca de él y cómo prevenirlo.

Qué es el virus Zika

El virus Zika, también conocido por las siglas de ZIKV o ZIKAV, es un flavivirus de la familia de los Flaviviridae que se transmite principalmente por la picadura de los  mosquitos del género Aedes.

Origen del virus Zika

El virus del Zika se identificó por primera vez en el año 1947 en los bosques de Zika de Uganda, de ahí su nombre, en macacos de la india a los que se les estaba realizando un estudio sobre la fiebre amarilla selvática.

Posteriormente, en 1952 se confirmaron las primeras infecciones de seres humanos en Uganda y en la República Unida de Tanzania, aunque fue en 1968 cuando se pudo aislar el virus en muestras. Desde entonces, se han contabilizado diversos brotes de la enfermedad en diferentes zonas de África, Asia y el Pacifico como el brote de 2007 en la isla de Yap, el de 2013 en la Polinesia Francesa o los de 2014 en la Isla de Pascua, en Nueva Caledonia o en las Islas Cook.

Transmisión del virus

El virus Zika, al igual que el dengue y la chikungunya, se transmite por mosquitos del género Aedes, mayoritariamente por el mosquito  Aedes aegypti a través de la transmisión vectorial. También puede ocurrir, aunque es menos común, la transmisión por picadura del mosquito Aedes albopictus, o Mosquito Tigre. De esta forma, el mosquito puede portar el virus sin ser afectado y lo va transmitiendo con su picadura principalmente a monos y seres humanos.

Por otra parte, también se han detectado casos en los que el virus se ha contagiado por transmisión sexual, puesto que el virus permanece en el esperma más tiempo, por transmisión sanguínea, aunque no es común y se estudia la transmisión del virus de forma perinatal y su relación con los casos de microcefalias.

De todas formas, sea cual sea el tipo de transmisión, hay que extremar las precauciones cuando las personas hayan viajado a países en los que el virus está confirmado.

Síntomas del Zika

El tiempo de incubación desde la exposición al virus Zika hasta la aparición de los primeros síntomas no está completamente claro pero suele oscilar entre los 3 y los 12 días. La enfermedad puede presentarse de forma asintomática o pueden ser parecidos a los de otras infecciones como el dengue.

Los síntomas más comunes son fiebre, conjuntivitis no purulenta, erupciones en la piel, inflamación sobre todo en extremidades, dolor muscular, malestar y cefaleas. Así, la duración de los mismos puede ser de 2 a 7 días.

Además, durante los brotes en 2013 de la Polinesia Francesa y los de Brasil en 2016 se han detectado un aumento considerable del número de recién nacidos con microcefalia.  Por ello, los organismos están investigando la relación entre los brotes del virus Zika y la microcefalia, ya que los datos sugieren que los fetos de las mujeres embarazadas que han sido infectadas durante el primer trimestre de embarazo tienen una mayor probabilidad de que el feto desarrolle dicha enfermedad.

Diagnóstico y tratamiento

Se puede sospechar que se haya contraído el virus del Zika si el sujeto comienza a mostrar algunos de los síntomas anteriormente mencionados y si ha viajado a países en los que el virus se encuentre presente. Aún así, para una confirmación precisa se requieren pruebas de laboratorio en las que se pueda detectar la presencia de RNA del virus en la sangre u otros líquidos corporales del sujeto.

Todavía no existe ninguna vacuna ni tratamiento específico contra el Zika. De hecho, el tratamiento actual se basa en descansar, ingerir líquido en abundancia y tomar medicamentos específicos para los síntomas anteriormente descritos como paracetamol o acetaminofén para el control de la fiebre o antihistamínicos para las erupciones.

De todas formas, es indispensable consultar a un médico para confirmar el virus y las personas que estén infectadas deberán de ser aisladas en una habitación con las ventanas cerradas y bajo un mosquitero al menos la primera semana para evitar el contagio.

Cómo prevenir el Zika

La mejor forma de prevenir el virus Zika es evitar la proliferación del mosquito transmisor y repelerlo. Para ello, se vaciarán o cambiarán regularmente las aguas estancadas que pueda haber en casa y que puedan fomentar la proliferación de las larvas como fuentes, macetas o floreros.  También, se aconseja vestir prendas de manga larga o dormir con mosquiteros.

Además, ya sea para estar en casa o salir a la calle protegidos se deberán usar repelentes que  ayuden a evitar la picadura del mosquito tigre. Así, se pueden optar por diferentes formatos que nos hagan esta tarea más sencilla:

  • Parasital ® Pulsera. Esta pulsera antimosquitos ha sido testada específicamente frente al mosquito Aedes aegypti. Se puede colocar tanto en la muñeca como en el tobillo y protegerá al individuo hasta 4 semanas de los mosquitos y las molestias o enfermedades que puedan ocasionar con sus picaduras.
  • Parasital ® Spray. Es una loción repelente antimosquitos a base de geraniol y aceite de lavanda, lo que le otorga un olor muy agradable. Este spray ofrece una protección de hasta 4 horas y la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios garantiza su control sanitario.
  • Parasital ® Calma Picaduras. En el caso de que algún insecto como el mosquito tigre haya picado ya, se puede emplear Parasital ® Calma Picaduras para aliviar la irritación produciendo una agradable sensación de frescor gracias a la presencia de mentol en su composición.

De esta forma, tomando las precauciones necesarias y empleando productos como los , podremos prevenir de una forma segura el virus del Zika.