Archivos

La llegada a casa de un nuevo miembro siempre es importante, y hay que tener todo listo para darle la bienvenida. Si este nuevo miembro es una tortuga de agua, estamos seguros de que te gustará saber un poco más sobre ella.

Las tortugas de agua, a pesar de no ser animales con los que se pueda interactuar de forma muy activa, como es el caso de perros o gatos, son una gran opción para que los niños aprendan la trascendencia del cuidado de su mascota y desarrollen la responsabilidad.  Así, desde Zotal Laboratorios te explicamos los aspectos básicos a tener en cuenta para cuidar de una tortuga de agua de forma adecuada.

Especies de tortuga acuática más populares

Existe una inmensa variedad de tortugas de agua, las cuales se diferencian por mínimas características. En Canal Zotal te explicamos las más populares.

Tortuga de orejas rojas

Es quizá la tortuga de agua dulce más conocida por todos. No obstante, la tortuga de orejas rojas o de Florida es una especie invasora en muchos lugares, como en España. Se introdujeron como animales de compañía y al crecer se abandonaron, provocando que se extendieran por gran parte del territorio. Esto perjudicó a la fauna autóctona. Por ello, en España hace varios años que se prohibió su venta.

En la actualidad vive en México y Estados Unidos, y su nombre científico es Trachemys scripta elegans. Miden hasta 30 cm de longitud, son verdes con ligeras marcas amarillas y su parte más distintiva y la que les da nombre son dos marcas rojas a los costados de la cabeza.

Tortuga de orejas amarillas

Son parientes muy cercanas de las anteriores, siendo también de las más conocidas. Las tortugas de orejas amarillas o Trachemys scripta scripta también son originarias de Estados Unidos y México, y por los mismos motivos, si se abandonan en la naturaleza en zonas que no sean las de su origen, se convierten en especie invasora.

Tienen franjas de color amarillo en el cuello, la cabeza y la parte baja del caparazón, la zona de la barriga.

Tortuga de Ramsay

Originaria de Australia o Nueva Guinea, es también llamada como “Tortuga boba papuana” o “Tortuga de nariz de cerdo”, aunque su nombre científico es Carettochelys insculpta.

Es una de las tortugas de agua dulce y caparazón blando más conocidas. Solo salen a tierra para poner huevos. Además, llama la atención la forma de su cuello alargado, su cabeza y sus orificios nasales, de ahí el nombre común de “tortuga de nariz de cerdo”. Es una especie grande, pudiendo llegar a los 60 cm de largo y pesar hasta 25 kg.

Cuidados básicos de una tortuga de agua

Podemos pensar que las tortugas de agua o semiacuáticas son relativamente resistentes, pero también requieren ciertos cuidados básicos importantísimos que muchas veces se desconocen.

¿Dónde viven las tortugas acuáticas?

La tortuga es un animal de sangre fría y para regular su temperatura corporal necesita que su hábitat sea lo más parecido a su zona de origen -sureste de Estados Unidos y noreste de México-.

Así, el recipiente que necesitas es una tortuguera o acuaterrario, además de sus accesorios y complementos. Debemos colocarlo en un lugar seguro, firme y sin ruidos fuertes o bruscos que puedan perturbar al animal.

Dicho acuaterrario deberá constar de dos zonas debidamente diferenciadas:

  • Zona acuática. Es la zona donde estará nuestra tortuga, por lo que debe ser la más importante y lo más grande posible.
  • Zona seca. La zona seca será el lugar donde las tortugas puedan tomar el sol para calentarse y recibir rayos ultravioletas. Es importante dotarlo de una rampa, para que nuestra mascota pueda acceder a esta zona desde el agua.

Complementos necesarios en un acuaterrario

Otro factor fundamental a tener en cuenta es el control de la temperatura, la humedad y la luz. Así, te describimos los tres principales dispositivos que son necesarios:

  1. Termocalentador específico para tortugas acuáticas. Necesario porque mantiene el agua a una temperatura de entre 23 y 25ºC. Debemos mantener especial cuidado porque si la tortuga llega a tocarlo, puede quemarse.
  2. Equipo de filtración. Mantiene el agua limpia de suciedad y biológicamente balanceada. Reduce el mantenimiento y mejora la calidad de vida de las tortugas.
  3. Sistema de iluminación. Es posible que tu tortuga no tenga la posibilidad de tomar el sol dentro de casa. Por ello, lo ideal es que le proporciones un sistema de iluminación formado por un portalámparas y una bombilla específica para tortugas acuáticas.

Alimentación

En general, las tortugas de agua son animales omnívoros, pudiendo comer carne, pescado y vegetales. Lo ideal es llevar una dieta lo más equilibrada y variada posible, para que tengan todas las vitaminas y nutrientes para su mejor desarrollo.

No obstante, el alimento base debe ser un pienso especial para tortugas. Existen pellets preparados especiales para tortugas, no debiendo usarse cualquier otro destinado a otras especies.

La comida o alimento vivo también es importante para estimular a la tortuga y sus sentidos, como grillos o escarabajos. Igualmente, los vegetales son un buen complemento, tales como la lechuga, la zanahoria y el pepino, sin olvidarnos de las plantas acuáticas. Las frutas de pulpa blanda, del mismo modo, también son una buena opción -desde manzana hasta los plátanos o las moras-.

Limpieza e higiene

Mantener nuestro acuaterrario limpio es básico, por lo que tendrás que ser disciplinado con la limpieza de su hábitat. Si se trata de un tortuguero pequeño de menos de 15 litros, deberemos cambiar el agua entera 2 veces por semana. Si es superior, puedes cambiar el agua una vez por semana. Esto también dependerá de la cantidad de tortugas que tengas y de si disponen de un equipo o sistema de filtración.

En muchas zonas, el agua de grifo contiene cloro. Por tanto, es imprescindible dejar descansar o reposar el agua al menos 24 horas antes de introducirla en el acuaterrario y a la tortuga dentro. También podemos utilizar algún producto para eliminar el cloro, ya que este puede dañar a nuestra tortuga, especialmente a sus ojos.

El propietario correcto

Desde Zotal, queremos recalcar que un criador responsable y correcto ganará una tortuga mascota comprometida con su propietario, que resultará fascinante y divertida.

Más allá de proporcionar un ambiente y dieta adecuados, las tortugas de agua no necesitan mucha atención. Sin embargo, una comunicación normal del propietario con ellas puede dar lugar a criaturas dóciles y sociables.