Archivos

El centro de incubación INCUSUR Avícola y sus colaboradores participaron en las Jornadas técnicas de Bioseguridad en reproductoras avícolas celebradas en Puente Genil (Córdoba), en las que colaboró Laboratorios Zotal.

Enrique Ruiz, veterinario y Director Técnico de Zotal, fue el encargado de ofrecer una conferencia sobre los protocolos de bioseguridad en este tipo de explotación. De esta forma, cerró el ciclo de charlas iniciado por Mª Carmen Laguna (veterinaria de INCUSUR) con “Algunas pautas en el Manejo de Reproductores” y seguido por José Domínguez (Técnico Avícola SUM. Ganaderos) mediante “Regulación de la ventilación de invierno, cuestiones a considerar”.

Estas medidas de bioseguridad sobre las que incidió Ruiz en las Jornadas, son básicas para garantizar el correcto funcionamiento de estas producciones. Por este motivo, en nuestro post vamos a detallar cómo aplicarlas eficazmente en nuestra explotación.

Zotal colabora en las Jornadas técnicas de Bioseguridad en reproductoras avícolas

Cómo aplicar las medidas de bioseguridad en explotaciones avícolas

Todas las explotaciones avícolas requieren el cumplimiento de unos principios básicos de bioseguridad. Gracias a ellos, podemos evitar que las enfermedades que a menudo afectan a este tipo de animales -como la salmonelosis-, no aparezcan ni proliferen en nuestras naves. ¿Cómo conseguirlo?

La clave es cuidar todos los aspectos relativos a la higiene y salubridad de este espacio. Para ello, debemos analizar tanto los nuevos ejemplares que entran en nuestra granja como vigilar los que ya forman parte de ella.

Si quieres garantizar la seguridad en tu producción avícola, te mostramos a continuación una serie de aspectos esenciales que deberás tener muy en cuenta.

Medidas de bioseguridad para explotaciones avícolas

Como hemos mencionado, las enfermedades pueden ocasionar graves pérdidas en nuestra explotación avícola. Además de afectar a la salud de nuestros animales, la productividad y la economía también se verán duramente mermadas.

Para evitar esta situación, en primer lugar debemos diferenciar entre dos de las numerosas vías por las que las enfermedades pueden hacer acto de presencia en nuestras naves. Una de ellas es a través de los animales que ya pertenecen a nuestra granja y la otra es mediante la introducción de nuevas aves en nuestras instalaciones.

El protocolo de medidas de bioseguridad variará si se trata de la primera o de la segunda opción:

Cómo actuar si las aves de nuestra explotación están infectadas

En este caso, el primer paso que debemos dar es detectar qué animales están enfermos observando si se produce alguna anomalía en su comportamiento o salud.

Además de realizar un tratamiento adecuado a estos animales, tendremos que llevar a cabo una correcta desinfección de las instalaciones. A la hora de elegir un desinfectante, será necesario buscar uno que sea eficaz frente a las patologías propias de las especies avícolas y poseer baja toxicidad para los animales. No te olvides de que debe ser compatible con los materiales presentes en la instalación y de amplio espectro, como es el caso de SANITAS® Forte Vet. Por eso, es la solución perfecta para la desinfección completa de naves avícolas, así como de transporte.

Otra opción es el uso de SANITAS® Procsan, cuya alta capacidad bactericida, fungicida y virucida lo convierten en un desinfectante de gran eficacia capaz de actuar en presencia de materia orgánica.

La máxima en este caso será prevenir la entrada de una infección a la explotación y, si ya la hubiera, limitar el contagio y erradicarla.

Zotal colabora en las Jornadas técnicas de Bioseguridad en reproductoras avícolas

Qué hacer ante las nuevas aves de nuestra explotación

En avicultura, el sistema “todo dentro-todo fuera” exige que las naves estén preparadas para alojar la nueva camada. Esta debe venir de un origen conocido y de garantía, con el programa vacunal adaptado y adecuado a nuestra explotación, con el fin de no verse afectados los lotes de otras naves de la misma instalación.

Debemos exigir a nuestro proveedor animales sanos, vacunados, en vehículos adaptados a la normativa de bienestar animal y, por supuesto, con las garantías sanitarias suficientes para evitar la introducción de enfermedades en nuestra explotación.

Cómo evitar enfermedades en explotaciones avícolas con las medidas de bioseguridad

Ahora que ya sabemos cuáles son las vías de entrada de enfermedades en una explotación avícola, vamos a establecer una serie de medidas de bioseguridad para prevenir su aparición o llevar a cabo su erradicación:

  1. Localización: La explotación debe estar aislada y los caminos que llevan a ella, asfaltados. Si estás pensando en construir una nueva explotación, hazlo alejada de otras y respetando la legislación vigente.
  1. Acceso a la explotación: No permitas la entrada a personal ajeno si no es estrictamente necesario y nunca sin la compañía de los responsables de las instalaciones. Presta especial cuidado al acceso del personal, es recomendable que se duchen previamente y hay que dotarlos siempre de ropa de trabajo desechable o de fácil limpieza y desinfección, ya que los seres humanos son uno de los principales vehículos de transmisión de agentes infecciosos en explotaciones avícolas.
  1. Transporte: Es necesario limpiar y desinfectar el transporte de los animales antes de utilizarse para un nuevo traslado y dentro de las 24 horas posteriores a la realización del último. Los vehículos destinados al transporte de residuos deberán limpiarse al final de cada uso, mientras que los del pienso deben venir desinfectados desde el origen, exigiendo un certificado de limpieza y desinfección antes de que accedan a la explotación. Además, la granja deberá disponer de sistemas que permitan la desinfección del transporte para que puedan utilizarse previamente a la entrada a la misma.
  1. Instalaciones: Mantén un vallado perimetral de al menos 2 metros de altura alrededor de la explotación, y los alrededores de las naves despejados. No te olvides de eliminar todos los residuos y la maleza, así evitarás que puedan contaminar tus instalaciones o que sirvan de cobijo para otras especies portadoras de enfermedades. Recuerda inspeccionar frecuentemente tu explotación para comprobar que no hay ninguna deficiencia y que se cumplen los estándares mínimos de salubridad. 
  1. Animales domésticos y otras especies: Al igual que se controla el acceso de personas a las naves, es necesario llevar una estricta vigilancia de los animales que puedan entrar en la misma, aconsejándose no poseer animales domésticos y especialmente aves ornamentales en la misma. En este apartado, se incluyen también aquellas especies silvestres como los roedores e insectos, portadores de enfermedades. Si quieres evitar su presencia, la mejor opción es realizar programas de desratización y desinsectación.
  1. Material y equipamiento: Antes de usar cualquier material, deberás desinfectarlo y limpiarlo. Introdúcelo en la nave únicamente donde se encuentren las aves y sólo durante el tiempo que lo vayas a usar para el trabajo diario. No uses el material en manadas de diferentes especies ni en otras explotaciones.