Archivos

La crianza de aves, y concretamente de pavos domésticos, exige unos cuidados preventivos para mantener la salud del animal y la bioseguridad del espacio donde se está criando. Compartimos algunas recomendaciones básicas para asegurarnos del correcto mantenimiento de nuestra granja y mejorar los aspectos de bioseguridad en granjas de pavos.

4 claves en la bioseguridad en granjas de pavos

Prevención

Hay que estar especialmente atentos a dos amenazas externas que pueden traer a nuestra granja enfermedades infecciosas:

  1. Insectos y roedores.
  2. Aves silvestres.

Para protegerlas de moscas, mosquitos, pulgas y ácaros así como de los insectos terrestres, utilizaremos insecticidas como son Arpon G y Diazipol G. Para mantener la limpieza, desinfección y desinsectación en un único paso, recomendamos el uso de Actisan.

Para evitar a los roedores debes seguir los siguientes pasos:

  • Cerrar correctamente la granja, para que no se internen en la misma.
  • Rodear el perímetro con portacebos seguros para el resto de animales. Así se logra que sólo puedan entrar los roedores, evitando que puedan envenenarse otros animales de la granja.

El cebo que recomendamos es Zepo que, por su sabor amargo, además aleja a otros animales o a humanos de una posible intoxicación.

Higiene

Turkeys at Priory Farm - geograph.org.uk - 1539107.jpg
Imagen de criadero de pavos domésticos, de Oast House Archive, CC BY-SA 2.0, Enlace

La higiene de la cama de las aves, protegiéndola de la humedad para evitar bacterias y hongos, también será un punto importante a tener en cuenta y habrá que mantenerla seca y en perfectas condiciones de higiene.

Entre cada lote de animales es necesario cambiar la cama y realizar un procedimiento de limpieza y desinfección de las instalaciones, empleando Sanitas Forte Vet o Actisan.

En caso de infección

Si nuestra granja está infectada, hay que tener más vigilancia, entrando al menos dos veces al día a retirar las aves muertas o enfermas. También hay que cuidar las medidas de seguridad del personal, protegiéndose con guantes y botas. Además, hay que cambiar estos cuando se salga de la zona afectada para no extenderla a otras naves o espacios de la granja.

Si el animal está en estado salvaje, será más difícil levar a cabo las tareas propias para mejorar la bioseguridad en granjas de pavos, y la prevención ante los insectos es más compleja, por lo que recomendamos la observación del estado de los brotes de enfermedades que afectan a nuestro entorno y que en la web del Ministerio de Agricultura y Ganadería encontraremos al día y seguir las recomendaciones de seguridad de nuestro veterinario.

Transporte y entorno

En el transporte, la higiene también es fundamental. Sobre todo en las zonas de manejo y en el matadero. Productos como Actisan, mantienen limpias y protegidas de bacterias, hongos, virus e insectos las zonas donde vamos a trabajar con los animales. Y por supuesto, todo el personal que trabaje en la granja y con los animales, debe seguir las pautas de higiene marcadas por la ley.

Recomendaciones generales adicionales sobre bioseguridad en granjas de pavos

En todos los casos, aunque puede parecer tener poco que ver con la bioseguridad en granjas de pavos, debemos vigilar lu correcta alimentación de las aves y su salud y tener en cuenta mantener el pico cortado y en perfecto estado, para que pueda alimentarse correctamente, eliminar el estrés en el animal, contando este con espacio suficiente para su movilidad, manteniendo su cama seca y limpia como hemos comentado y proporcionándole un espacio que cumpla con los requisitos sanitarios marcados por el Ministerio de Agricultura y Ganadería con respecto a la cría de aves para el consumo humano.