Archivos

La tuberculosis caprina es una enfermedad infecciosa, contagiosa y de curso crónico que deprime el sistema inmunológico de los animales haciendo que enfermen fácilmente de otras enfermedades. El deterioro del estado de salud del animal a la larga provoca la muerte del mismo.

Esta enfermedad es provocada por una bacteria que, en el caso de los mamíferos pertenece al Complejo Mycobacterium tuberculosis. Se trata de una Enfermedad de Declaración Obligatoria que produce considerables pérdidas en las explotaciones a las que afecta. Además puede provocar restricciones comerciales con otros países y restricciones de movimiento del rebaño caprino.

La principal vía de infección de la tuberculosis caprina es la aerógena, mediante la inhalación de gotículas que un animal enfermo expulsa al toser. También los animales jóvenes se pueden contagiar al ingerir leche cruda de una hembra infectada.

Con el fin de poder desarrollar campañas de saneamiento ganadero o recibir indemnizaciones compensatorias en caso de sacrificio obligatorio, resulta imprescindible la identificación y registro de los caprinos. Dicha identificación está regulada por el Real Decreto 685/2013, de 16 de septiembre, y se basa en un sistema de identificación electrónica individual.

La Bioseguridad ganadera y la tuberculosis caprina

Cuando hablamos de bioseguridad ganadera, nos referimos al conjunto de medidas que se ponen en marcha con el fin de evitar o reducir el riesgo de la entrada de enfermedades infecto-contagiosas y parasitarias y su difusión en una explotación ganadera o hacia otras explotaciones. Por ejemplo, en el caso de la tuberculosis caprina.

Para ello, existen 3 principios básicos de obligado cumplimiento:

  1. Limpieza: casi todos los agentes patógenos presentes en una superficie desaparecen cuando se limpia. La limpieza es imprescindible para que la desinfección sea efectiva.
  2. Desinfección: para eliminar cualquier agente patógeno residual resulta necesario hacer uso de agentes desinfectantes adecuados aplicados siempre según las recomendaciones del fabricante (modo de empleo, concentración, tiempo de contacto, limpieza previa…).
  3. Separación entre «lo sucio» y «lo limpio»: según la situación será necesario llevar a cabo una separación de espacios, de tiempo o de concepto. Entre lo sucio y lo limpio deben implementarse medidas de desinfección y limpieza.

Contar con un plan de bioseguridad ganadera resulta muy importante puesto que las enfermedades animales producen grandes pérdidas económicas en las explotaciones. En este sentido, las medidas de prevención resultan más efectivas y baratas de implementar y ayudan a evitar las pérdidas.

La bioseguridad, además de considerarse una inversión de mejora para el ganadero contribuye a la mejora de la confianza en el sector, a garantizar el mantenimiento y expansión de la actividad ganadera, a conseguir una mayor producción y calidad de la misma, a disminuir la entrada de enfermedades y su difusión en la explotación y la zona, etcétera.

¿Qué medidas adoptar cuando existen animales positivos en tuberculosis caprina en una explotación?

La principal medida a adoptar cuando se detecta la tuberculosis caprina es la separación inmediata de los animales marcado y su aislamiento del resto del rebaño hasta su sacrificio.

El sacrificio de los animales positivos en tuberculosis caprina es obligatorio y se debe realizar en un plazo máximo de 15 días desde su detección y marcado. Para ello es necesario contar con la supervisión directa de los Servicios Veterinarios Oficiales. El ganadero tiene derecho a una indemnización compensatoria de conformidad con el baremos oficial establecido al respecto.

Medidas posteriores al sacrificio del ganado caprino infectado por tuberculosis

En la Comunidad Autónoma de Andalucía existe un Programa de Erradicación de tuberculosis caprina, el cual exige que tras la eliminación de los animales infectados, todos los alojamientos, recipientes, instalaciones y demás objetos utilizados por dichos animales deban ser limpiados y desinfectados bajo control oficial. Incluso la reutilización de los pastos donde hayan permanecido estos animales no podrá realizarse por bovinos y/o caprinos hasta 60 días después.

Entre los objetivos más importantes de este programa están:

1. Asegurar un alto nivel de salud pública y seguridad alimentaria

2. Mejorar la competitividad, cohesión y crecimiento económico de las zonas rurales

3. Promover prácticas de manejo en instalaciones ganaderas caprinas que eviten o dificulten la transmisión de enfermedades

4. Facilitar el comercio de la ganadería caprina andaluza

Para aquellos que necesitéis utilizar un desinfectante para esta tarea, Sanitas Forte Vet al 2% es muy efectivo debido a su potencial para eliminar bacterias en aquellas áreas donde han permanecido y/o fallecido estos animales, ya que en general estos microorganismos suelen ser los más resistentes.

(Foto M.Peinado)