Archivos

La lengua azul es una enfermedad vírica infecciosa no contagiosa que afecta a todos los rumiantes y, de una forma más grave, al ganado ovino.  En éste puede llegar a causar la muerte en el 50% de los individuos infectados. En bovinos y caprinos aunque suele ser menos frecuente la enfermedad, puede causar problemas afectando a la reproducción de los animales.

Identificada originalmente en Sudáfrica a finales del siglo XVIII, fue en siglo XIX cuando se describió con detalle. Aun así, hoy día se sigue estudiando para conocer más aspectos sobre su epizootiología y patogenia.

¿Cómo se transmite la enfermedad de la Lengua Azul?

El virus causante de la enfermedad de la Lengua Azul es un virus ARN de la familia Reoviridae, género Orbivirus. De él se han identificado 24 serotipos diferentes, siendo el serotipo 4 el que más afecta al ganado ovino en España.

Este virus se transmite de animal en animal a través de la picadura de artrópodos, concretamente de pequeños mosquitos del género Culicoides.

Mosquitos Culicoides

El mosquito Culicoides es un díptero hematófago muy conocido por ser vector de varias enfermedades y parásitos. Su apariencia es la de un mosquito de unos 2 mm de longitud, con alas moteadas y cuya actividad suele ser más frecuente a primeras horas de la mañana y por la tarde. Entre los meses de marzo y octubre es cuando el Culicoides está presente en los países templados del hemisferio norte. Los depredadores naturales de este tipo de mosquitos son los murciélagos, las golondrinas y los vencejos.

Síntomas de la enfermedad de la Lengua Azul

El tiempo de incubación del virus en las ovejas suele ser de 7 a 10 días. Los síntomas de la enfermedad de la lengua azul en el ganado ovino son fácilmente identificables.

Los cuadros más graves presentan una fiebre alta, de hasta 42º con inflamación ulceración y necrosis en las mucosas de la boca. Inflamación de la lengua, descarga nasal y exceso de salivación. También puede aparecer hinchazón por acumulación de líquidos en la cabeza, cojera, aborto, complicaciones en los pulmones y, en el peor de los casos, muerte en un plazo de 8 a 10 días. Los casos que se recuperan tras un cuadro grave de enfermedad de la Lengua Azul suelen presentar retraso en el crecimiento y esterilidad.

Cuando la infección es menos grave suele apreciarse un debilitamiento de los ovinos y abortos. Suele ser el cuadro más habitual en bovinos. El índice de mortalidad en estos casos es bajo.

El diagnóstico de la enfermedad, sobre todo en aquellos casos menos agudos, necesita de la confirmación de laboratorio para no ser confundida con otras enfermedades como la Fiebre Aftosa.

En cuanto al tratamiento de esta enfermedad hay que señalar que no existe un tratamiento eficaz para los ovinos infectados con el virus causante de la enfermedad de la lengua azul. Lo sí se puede aplicar es un tratamiento para paliar los síntomas que presente el animal.

Incidencia de la Lengua Azul en España

En España se ha detectado la presencia de 4 serotipos de la enfermedad de la Lengua Azul desde el año 2000. Los serotipos 2, 4 y 1, introducidos en nuestro país a través de mosquitos Culicoides procedentes del norte de África. Estos llegan a nuestro país ayudados por las corrientes de aire provenientes del continente vecino.

También se ha evidenciado la presencia del serotipo 8 proveniente del centro y norte de Europa e introducido en el país por el transporte en el comercio de animales.

Gracias a programas de vacunación se ha conseguido erradicar la enfermedad en la Península en varias ocasiones. Según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en 2013, en 2012 se establecieron las siguientes zonas de restricción: Baleares y Canarias libres de la enfermedad, toda la Península se consideraría zona de restricción para el serotipo 1. Huelva, Sevilla, Cádiz y Málaga, además del serotipo 1, también tienen esa categoría para el serotipo 4 y el Campo de Gibraltar incluye también el serotipo 8.

Cómo actuar en caso de sospecha

En aquellos casos en los que se sospecha de la presencia del virus en una explotación ovina, se deben tomar las siguientes medidas para evitar su proliferación:

  1. Sacrificar a todos aquellos animales que presenten signos clínicos de la enfermedad o de los que se sospeche que están infectados.
  2. Establecer una zona de vigilancia y control.
  3. Prohibir el movimiento de animales dentro de la zona de control.
  4. Establecer controles serológicos y entomológicos con una frecuencia intensiva.
  5. Informar a las autoridades.
  6. Aplicar las vacunas existentes con los serotipos presentes en los animales no infectados.
  7. Aplicación de insecticidas y repelentes del mosquito.
  8. Desinsectación de los vehículos utilizados para el transporte de los animales.

Los tres últimos puntos son también fundamentales en un programa de prevención de la enfermedad. veámoslo a continuación.

Prevención de la enfermedad de la Lengua Azul

Vacunación

La primera medida a adoptar para la prevención de la enfermedad de la Lengua Azul en una explotación ovina es la vacunación del ganado, recomendada por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y por la Unión Europea. Según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios AEMPS, el listado actual de vacunas frente a la lengua azul  con autorización vigente sería el que se puede consultar en su página web (ver listado).

La vacuna contribuye a paliar la sintomatología clínica de la enfermedad estimulando el sistema inmune del animal. Además, evita la replicación vírica disminuyendo la circulación de los diferentes serotipos de la enfermedad.

Los animales vacunados pueden ser transportados de zonas restringidas a zonas libres con las garantías sanitarias adecuadas.

En la actualidad, la vacunación del ganado es voluntaria y se deja a criterio del titular de la explotación que deberá correr con los gastos económicos de la misma. La vacuna debe ser prescrita por un veterinario que debe ser el que la aplique o supervise su aplicación.

Insecticidas y repelentes

Las medidas de desinsectación de las explotaciones ganaderas de ovino son fundamentales en la prevención de un gran número de enfermedades y, por supuesto, la enfermedad de la Lengua Azul.

Para la eliminación del mosquito Culicoides en cualquiera de sus fases de desarrollo podemos utilizar un potente insecticida como ARPON Diazipol o ARPON Destroyer que incluye además una excelente repelencia y una alta eficacia residual.

Este proceso debemos llevarlo a cabo tanto en las instalaciones como en los medios de transporte utilizados para el ganado.

En conclusión, la enfermedad de la Lengua Azul que afecta al ganado ovino puede tener una repercusión económica importantísima en el sector si se detecta su presencia. Por esta razón, resulta fundamental establecer las medidas correctas de prevención y control permanente en las explotaciones agrarias a fin de que no llegue a producirse la infección de los animales.