Archivos

No está comúnmente considerado como animal de compañía, pero el caballo es de los animales que más nos encontramos en las ciudades y pueblos que pueden ser amaestrados y que nos pueden ayudar en multitud de actividades, ya sean laborales o de ocio y deporte, e incluso se usan en rehabilitación de personas, dando lugar a lo que hoy se conoce como equinoterapia o hipoterapia. En este artículo hablaremos de los tipos de caballos más característicos.

Razas de caballos

El caballo andaluz

Una de las razas de caballos más antiguas del mundo que tiene su origen en Andalucía. Esta raza de caballo, después de mucho tiempo acompañando al hombre, es fácil de montar y adiestrar en diferentes tipos de competiciones como la doma clásica, la vaquera o el rejoneo.

Son caballos con medidas hasta la cruz de entre 163 y 168 cm, muy vitales y fuertes. Tienen un cuerpo robusto y son muy resistentes a enfermedades e infecciones.

Los caballos andaluces, incluso teniendo un carácter impetuoso, como comentábamos antes son fáciles de adiestrar y muy dóciles si se les trata con respeto.

Caballos árabes

Esta raza de caballo está caracterizada por su fuerza, resistencia y su gran inteligencia. Además, junto con el caballo andaluz, es una de las razas de caballos más antiguas.

Puesto que se han desarrollado en el desierto, pero siempre rodeados de personas, estos caballos son muy resistentes a las inclemencias y fáciles de adiestrar.

Entre unos 143 cm y los 152 cm, tenemos una raza de caballo equilibrado que suelen tener una cabeza afilada de frente ancha. Dentro de esta raza tenemos distintas variaciones que han surgido de cruces para intentar aumentar su estatura y otras características como la altura de la cola y el ancho de las caderas.

Su carácter es muy animado y activo, unidos a su alta velocidad media y resistencia. Puesto a su favor a la hora de aprender de sus educadores.

Caballos de raza frisón

El caballo frisón es originario de Holanda y está caracterizado por su precioso pelaje en intensos colores de tonos negros. Su nombre se deriva de la región concreta de Holanda desde la que proceden, Frisia.

Muy usados en competiciones de doma clásica ya que son muy ágiles y fáciles de adiestrar. Tienen una altura media de 165 cm y son animales muy fuertes. Ahora podemos encontrar frisones en exhibiciones de equitación y de doma.

Caballos percherones

Estos caballos son de origen francés, de la comarca de Le Perche. Dado a su gran tamaño suelen ser utilizados para el tiro y la crianza.

Especialmente querido por los agricultores por su gran docilidad y tamaño, unos 180 cm de media,  esta raza tiene al caballo árabe como antecesor. Con sus 800 kilos de peso, de media, existen dos tipos de percherones según su constitución; percherones para el tiro mayor y percherones para el tiro menor.

Con una resistencia superior a la media a climatología y enfermedades, los caballos percherones se adaptan rápido a distintos tipos de hábitat.

Caballos pintos

El origen de la crianza de estos caballos se les atribuye a los indios Pieles Roja en Norte América, después de que decidieran cruzar varias razas como el caballo inglés y el árabe.

Con una estatura media de 152 cm tienen muchas características heredadas de los caballos árabes como la altura, el peso medio que ronda los 500 kilos y no tener un color concreto que los caracterice.

El hocico y las patas son más cortos de lo que suelen ser en otras razas, además de ser muy dóciles y rápidos a la hora de aprender rutinas.

Caballo pura sangre inglés

El pura sangre inglés tiene sus orígenes en el siglo XVIII en Inglaterra, lógicamente. Se considera esa fecha como la señalada en la que se cruzaron yeguas inglesas con sementales árabes con el objetivo de conseguir caballos rápidos para carreras.

Con 170 cm de altura media, actualmente también se han especializado en actividades como la equitación gracias a sus grandes capacidades atléticas.

Dentro de la raza de pura sangre ingleses, tenemos los sprinters, fondistas y caballos de arena o césped, según sus características.

Caballos Mustang

El origen de esta raza de caballo es especialmente característico. Son originarios de Norte América, pero descienden de los caballos que llevaron los españoles en las conquistas de América que, tras perder las guerras, se volvieron salvajes. Al carecer de depredadores naturales, proliferaron y se asentaron.

Caballos muy resistentes, capaces de recorrer distancias largas y muy fuertes gracias a su musculatura. Dado que es una de las pocas especies de caballos salvajes en EEUU, está considerada como especie protegida.

Esta raza se adapta perfectamente a las inclemencias de las llanuras y los climas más adversos. Sin ser especialmente destacable su aspecto estético, si cuentan con una constitución fuerte y resistente.

Higiene para caballos

Los cuidados de higiene para los caballos deben atenderse diariamente, siendo prioritario ver el estado anímico del animal para no forzarlo y crear situaciones de estrés.

Empezaríamos usando la rasqueta, una especie de cepillo con cerdas duras, para masajear el cuerpo del caballo y eliminar el pelo sobrante, aplicando algo de fuerza y en movimiento circulares.

A continuación, usando un cepillo de raíces y a favor del pelo del caballo, cepillamos al animal. En la cola, usaremos un peine de crines y debemos tener mucho cuidado ya que es una zona muy sensible.

Llegamos al cepillo blando para cepillar la cabeza del caballo, en la zona desde las orejas hasta los ojos. Por último, debemos prestar especial interés en los cascos del caballo, usando el limpiacascos, con la parte del punzón eliminando pequeñas piedras que estén molestando o dañando al caballo.

Y al igual de importante que la propia higiene del animal, es la higiene del espacio en el que lo tenemos. Para limpiar las cuadras, en Zotal contamos con un detergente concentrado alcalino como PREVIO® Quat.

Esperemos que te haya gustado el artículo y si te gustaría que hiciésemos referencia a alguna raza más, ¡déjanos un comentario!, y si quieres recibir en tu email nuestras últimas noticias, ¡suscríbete!