Archivos

La sarna en caballos es una infección de origen parasitario, que viene provocada por un tipo de ácaro, el cual incide sobre la piel del equino causando heridas que, en caso de infectarse, pueden presentar una mayor gravedad.

La sarna no sólo afecta a los caballos, también a otros animales domésticos como conejos, cerdos u ovejas.

En nuestro blog ofrecemos información sobre cómo prevenir la sarna en el ganado ovino, la prevención de la misma en el ganado porcino y en conejos.

Tipos de sarna en caballos y síntomas

Existen tres tipos de sarna en caballos, provocada por tres tipos de ácaros de la sarna distintos, los cuales excavan túneles en la piel.

Sarna sarcóptica

La sarna sarcóptica es un tipo de sarna producido por el ácaro Sarcoptes equi.

Este tipo de sarna es característica principalmente de caballos pero también puede afectar a otros animales domésticos como perros y ganado, pudiendo incluso llegar a afectar a humanos.

En cuanto a los síntomas de la sarna sacóptica, su aparición se caracteriza por producir un intenso picor que comienza en labios, zona periocular y orejas y que va descendiendo al cuello, grupa y lomo pudiendo llegar a cubrir todo el cuerpo.

Además de la picazón, el equino comienza a presentar pequeñas protuberancias en la piel y alopecias. 

Cuando la enfermedad sigue avanzando el caballo presenta estados de estrés por los picores, que a la larga pasará a un estado de apatía pudiendo incluso presentar cuadros severos de anorexia.

Sarna en los pies

pezunas sarna en caballos

También conocida como sarna corióptica, la sarna en los pies es producida por el ácaro Chorioptes equi.

Como su propio nombre indica, la sarna en los pies se presenta cuando el Chorioptes equi comienza a incidir sobre las patas de los caballos.

Normalmente, se presenta también en forma de picor intenso en los cascos, patas y sobre todo, cuartos traseros. Ante este picor, el caballo golpea el suelo fuertemente tratando de librarse así del mismo, lo que provoca que puedan hacerse heridas o se puedan dañar las patas.

Al contrario que en la sarna sacóptica, la evolución de la sarna corióptica es lenta y puede permanecer mucho tiempo reducida a una sola pata, es por ello que, si se detecta de forma precoz, puede ser tratada de forma fácil produciendo un malestar mínimo en el animal.

Sarna psoróptica

El ácaro Psoroptes equi es el causante de la sarna psoróptica. Este tipo de sarna se caracteriza por presentarse en las zonas donde hay una mayor presencia de pelo o en articulaciones como en la base de la cola, nuca, axilas o ingles. 

El contagio de este tipo de sarna se puede dar por el paso de arneses o monturas de un animal afectado por la enfermedad a otro sano.

La sarna psoróptica al igual que el resto, provoca una picazón intensa en el animal que manifiesta sacudiendo la cabeza bruscamente de forma continuada.

A rasgos generales, los síntomas comunes de los tres tipos de sarna en caballos son:

  • Prurito que se puede presentar con una mayor o una menor intensidad y su localización dependerá del tipo de sarna que presente el equino. La piel del equino puede llegar a descamarse.
  • Infecciones secundarias provocadas por el prurito que viene siendo la consecuencia del ataque del ácaro.
  • Zonas que presentan pérdida de pelo llegando a la alopecia, que se pueden ir extendiendo a medida que avanza la enfermedad.
  • Heridas, costras o ampollas provocadas por el rascado del animal a causa del picor, que pueden llegar a sangrar e infectarse.
  • Debilidad generalizada, apatía, periodos de estrés, etc.

Cómo prevenir la sarna en caballos

Para saber cómo prevenir la sarna en caballos es importante saber cómo se produce el contagio. El contagio de la sarna se produce por contacto directo, además es una enfermedad muy contagiosa, por ello la desinfección y limpieza son cruciales en su prevención.

Para una desinfección adecuada de las caballerizas y los abrevaderos de los caballos, en Zotal recomendamos Arpon G y Arpon Diazipol, insecticidas y acaricidas de uso ganadero usados para la desinsectación de cuadras, así como medios de transporte, en caso de haber tenido necesidad de transportar a un animal infectado.

También es recomendable desinfectar los arneses, monturas y cualquier elemento que esté en contacto directo con el animal, ya que los los ácaros y las bacterias proliferan con mayor facilidad en ambientes sucios.

Es recomendable mantener los bebederos y comederos lejos de donde excreten los animales para evitar que se contaminen.

Con el fin de que el caballo esté sano también es aconsejable mantener al animal al aire libre, para que pueda ejercitarse y mantenerse fuerte.

La retirada del estiércol a diario resulta fundamental para evitar la aparición de ácaros y bacterias en el mismo que puedan afectar al animal.

Para finalizar, se recomienda realizar un control rutinario periódicamente y vigilar los medicamentos que el animal deba ingerir, de esta forma en caso de que haya algún ejemplar infectado, la detección es más temprana, la curación más rápida y la probabilidad de propagación baja.

Eliminar la sarna en caballos

Para eliminar de forma correcta la sarna en caballos es imprescindible saber qué tipo de sarna es la que presenta el equino.

Para ello, se debe llevar a cabo un diagnóstico mediante observación directa del parásito, el cual se obtiene realizando un raspado superficial de la piel del animal infectado.

En cuanto al tratamiento, que debe estar prescrito por un veterinario, puede darse de dos formas:

Tratamientos tópicos

Los tratamientos son aquellos que se aplican sobre la piel y suelen venir en forma de champús o exfoliantes.

Este tipo de tratamientos suele tener una base de yodo que sirve para combatir los ácaros y las bacterias, así como para prevenir posibles infecciones secundarias.

Cuando no haya heridas y para favorecer la hidratación y la recuperación de la piel afectada, en Zotal recomendamos Zotal Dermo Cream, cuyo ingrediente principal es el aloe vera que ayuda a calmar la irritación de la piel.

Tratamientos internos

Este tipo de medicamentos deben ser recetados por un veterinario y pueden presentarse como soluciones orales o inyectados.

Si a causa de la sarna, el animal también presenta una infección bacteriana severa sería necesario combinar el tratamiento con antibióticos, siempre bajo prescripción veterinaria.

Desde Zotal esperamos que esta información haya sido de tu interés. Te invitamos a compartirla y a seguirnos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, y nuestro canal de YouTube.