Archivos

Según el Catálogo Oficial de Razas de España, las razas de ovejas se subdividen en:

  • Razas autóctonas de fomento: son aquellas que se han originado en España y que, por su censo, continúan en expansión ya sea a nivel nacional o internacional.
  • Razas autóctonas en peligro de extinción: son aquellas razas originarias de España pero que según su censo se encuentran en retroceso o en desaparición.
  • Razas integradas en España: son aquellas razas que llevan más de 20 años en nuestro país cuya genealogía y procedencia está censada y controlada.
  • Razas de la UE: son aquellas reconocidas por los Estados miembros de la UE y que disponen de un censo también en España.
  • Razas de terceros países: razas procedentes de los mismos que están asentadas en España y que para ser reconocidas como tal deben estar censadas y cumplir con los requisitos.
  • Razas sintéticas españolas: razas desarrolladas en España a partir de cruces específicos y que no cumplen con todas las características para ser incluidas en el resto de clasificaciones.

 

En nuestro país se identifican 10 razas de ovejas autóctonas de fomento, 34 razas de ovejas autóctonas en peligro de extinción, 4 razas de ovejas integradas en España, 1 raza de oveja de la Unión Europea, 1 raza de oveja de terceros países y una raza de oveja sintética española.

En este artículo hablaremos sobre las razas de ovejas autóctonas, ya que son las que cuentan con más cabezas de ganado en España.

Razas de ovejas autóctonas en España

Raza de oveja Carranza

La raza de oveja Carranza es característica por ser grande y alargada. Su coloración es rubia de distinta tonalidad y su perfil es convexo con orejas largas.

Esta raza de oveja se encuentra en zonas montañosas de Asturias, Cantabria, León y Vizcaya. La zona donde habita la población más numerosa de esta raza es en las Encartaciones y en el Valle de Carranza de dónde toma el nombre.

Los ejemplares de esta raza de oveja se destinan principalmente a la producción de leche que, junto a la leche de la raza latxa, se emplea para la fabricación del queso “Idiazabal”, con denominación de origen propia.

La época de reproducción oscila entre los meses de mayo a diciembre, pudiendo dar a luz en torno a 130 corderos en 100 partos.

Raza de oveja Castellana

La oveja castellana es una oveja rústica, con complexión mesomorfa y de perfil recto. Tanto el macho como la hembra carecen de cornamenta, sus orejas son pequeñas o medianas y móviles. En su cuello pueden presentar mamellas, su cola es larga y sus pezuñas duras y suelen presentar tonos claros.

El hábitat de esta raza de oveja se extiende por toda la comunidad autónoma de Castilla y León, en provincias como Zamora, Valladolid y Salamanca. También se pueden encontrar en el sur de Palencia, norte de Soria y Segovia.

Estas cabezas de ganado son usadas para la producción y consumo de su carne, en concreto el lechazo. También se usan para la producción de corderos de tipo pascual y recental.

En la industria láctea también son valoradas, ya que su leche se usa para la producción de quesos como el queso con denominación de origen “Zamorano”, así como el Castellano.

Raza de oveja Churra

La oveja de raza churra es una de las más primitivas de la península ibérica. Este tipo de oveja es mediana, de lana larga y basta que se extiende por todo su cuerpo y con rasgos lecheros. Su coloración es blanca y negra en la periferia, teniendo negros el morro, alrededor de los ojos, las orejas y los labios.

Habita en la submeseta norte del centro peninsular, concretamente en el valle del Duero.

Es usada para la producción de carne y de lechazo, cuyos corderos son sacrificados a los 30 días y con un peso de 9 a 12 kg.

También para la producción de leche que va destinada a la producción de queso “Zamorano” con denominación de origen y de alta calidad.

Raza Latxa

Son ovejas rústicas, perfectamente adaptadas al terreno, morfológicamente son de perfil recto, tamaño mediano y proporciones alargadas. Su lana es larga y gruesa y puede presentar cuernos en ambos sexos.

Dentro de esta raza de oveja, existe también la subtipo de latxa de cara rubia y latxa de cara negra.

Geográficamente, esta oveja habita en zonas muy concretas del Noroeste de Navarra, Guipúzcoa, este de Vizcaya y noreste de Álava.

A nivel productivo, esta oveja tiene un papel indiscutible en la industria láctea ya que su leche se usa para la producción de distintos tipos de quesos de varias denominaciones de origen, así como para la producción artesanal de los mismos y venta directa dentro de las propias explotaciones.

Su periodo reproductivo va de mayo a diciembre con el fin de asegurar que haya un parto al año por oveja como mínimo.

Raza de oveja manchega

Esta raza corresponde a un ejemplar de oveja grande, de proporciones alargadas, con un peso mínimo de 65 kg en machos reproductores y de 45 kg en hembras. Sus pezuñas son blancas, pueden presentar mamellas en el cuello y su vellón es de lana entrefina de color blanco uniforme.

Sus glándulas mamarias están bien implementadas, con pezones proporcionados y bien colocados, lo que hace sencillo la inclusión del ordeño mecánico en explotaciones ganaderas con esta raza de ovejas.

Su morfología hace que esta raza de oveja sea muy importante en la producción de leche, ya que con su leche se fabrica el queso manchego, conocido a nivel mundial y con Denominación de Origen desde 1985. También es valiosa por su carne.

A nivel geográfico tiene su hábitat en Castilla – La Mancha y en menor medida en la comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana y Castilla y León.

 

Raza merina

Este tipo de raza es una oveja eumétrica, con perfil recto y proporciones medias. Cuando presentan cornamenta, ésta se suele dar en los machos y son fuertes, de color nácar y con forma en espiral y superficie estriada con surcos transversales. En las hembras rara vez se dan.

Dentro de esta raza existen dos tipos de razas, la blanca que es la más común y la negra, que tiene un vellón negro parduzco. El vellón de ambos subtipos es fino, rizado y elástico.

Esta raza se encuentra en el 70% de la península española, ocupando zonas de dehesas en las comunidades de Extremadura y Andalucía, y en menor número, en Castilla y León y Castilla – La Mancha.

La raza merina es una de las pocas razas de ovejas autóctonas en fomento destinadas a la producción de lana en España, lo cual, históricamente, permitió la exportación de ejemplares de esta raza de oveja internacionalmente a finales del siglo XVIII.

Raza Navarra

La raza navarra es una de las razas más jóvenes de ovejas en nuestro país ya que fue reconocida en noviembre de 1997, incluyéndose antes con la raza aragonesa.

Presenta un color blanco, perfil subconvexo y con lana entrefina. Son animales con extremidades cortas como consecuencia de su uso productivo para la obtención de carne.

Su ubicación se limita a la comunidad de Navarra.

A nivel productivo, esta raza es usada para la producción de carne, sobre todo de cordero lechal de hasta 14 kg, y en menor medida es usada para la producción de leche y lana.

Su reproducción se da durante todo el año, llegando a tener hasta dos partos anuales.

Raza Ojinegra de Teruel

razasdeovejasojinegradeteruelFísicamente, la oveja ojinegra de Teruel, es de color blanco, tamaño medio y proporciones alargadas, su lana es fina y corta y posee tonalidades negras alrededor de los ojos, en las puntas de las orejas, morro y parte distal de las extremidades.

Esta raza de oveja se puede encontrar en Teruel, y en menor medida en Castellón, donde es conocida como Fardosca y en Tarragona donde se la conoce como Serranet.

Se explota para la producción de carne. El cordero ojinegro se encuentra incluido dentro de la indicación Geográfica Protegida “Ternasco de Aragón”, junto con los corderos procedentes de las razas “Rasa Aragonesa” y “Roya Bilbilitana”.

Raza Rasa Aragonesa

Su nombre es una composición de la forma de su lana y su hábitat. La rasa aragonesa, tiene su lana corta y blanca, con extremidades alargadas y con cuernos.

Habita en la comunidad de Aragón como su propio nombre indica, también llega al sur de Álava, este de Logroño, Soria y Guadalajara y ocupa el oeste de Lérida, parte de Tarragona y el noreste de Castellón, ocupando así la mayor parte de la cuenca del Ebro.

Usada para la producción cárnica, produce un tipo de cordero característico de la región llamado Ternasco.

Su reproducción se ha intensificado, llegando a tener tres, cuatro y hasta cinco épocas de parto al año.

Raza de oveja Segureña

Este tipo de oveja destaca por tener unos rasgos físicos de perfil subconvexo, tanto el macho como la hembra son acornes, su tamaño es mediano y su color es blanco uniforme.

Dentro de esta raza, existen otros subtipos de esta raza como la oveja segureña rubiasca y la mora, características por tener tonalidades de pigmentación rubias y oscuras respectivamente.

Geográficamente se encuentra en las sierras de Granada, Jaén, Almería, Murcia y Albacete que corresponden con las sierras de Segura y las Villas, Cazorla, la Sagra, Orce y María principalmente.

Se usa para la producción de carne, obteniéndose corderos alimentados en cebaderos con piensos concentrados y sacrificados a los 70-90 días con un peso de 22 a 25 kg.

Es una raza con una alta prolificidad ya que pueden tener incluso tres partos en un año.

Importancia del ganado ovino en España

La evolución del sector ovino en España está directamente relacionada con las razas de ovejas que se encuentran en nuestro país, así como las materias que el ser humano consume de éstas, como carne, leche o lana.

Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España, el sector ovino – caprino representa el 12% de la producción final ganadera, incluyéndose el subsector cárnico y el lácteo. El censo ovino lleva estabilizado los últimos 5 años, y cuenta con alrededor de 16 millones de cabezas de ganado, siendo el segundo país más importante dentro de la Unión Europea, por detrás de Reino Unido.

La importancia de las razas de ovejas que componen el sector ovino español, a parte del aprovisionamiento de carne, leche y lana, viene vinculada con la conservación del entorno, siendo un motor de generación de empleo en zonas rurales.

En los últimos años, el sector ovino se ha adaptado a los nuevos condicionantes de los mercados, poniendo en valor a las razas de ovejas que lo forman, aumentando el comercio con países terceros y promocionando la calidad de los productos obtenidos en España.

Dada la importancia del sector ovino, es conveniente conocer algunos cuidados como explicamos en nuestro post de bioseguridad ovina.

Desde Zotal esperamos que esta información haya sido de tu interés. Te invitamos a compartirla y a seguirnos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, y nuestro canal de YouTube.